Suscribete

30 sept. 2007

ISOM, Escuela Internacional de Ministerio

Este es uno de los mejores institutos bíblicos por extensión que hay en el mundo, además que tiene un sistema de créditos que permiten realizar licenciatura en estudios teológicos posteriormente si se desea.

Acá les dejo la página:

http://www.isom.org/

Y por último estoy muy contento porque ya tengo mi certificado y diploma de Estudios Bíblicos, fueron 5 trimestres bastante largos uff... TODA LA GLORIA A DIOS!!!


Free Image Hosting at www.ImageShack.us

Free Image Hosting at www.ImageShack.us

28 sept. 2007

Mel Montgomery profeta de fe en el desierto...

Este es uno de los más asombrosos sitios que he descubierto, me ha impactado tremendamente la palabra que trae este hermano, no se si este hermano es un profeta en si pero si que trae corrección en muchas areas y lo hace de una forma positiva como pocos pueden, al unico que le he leido en este estilo es a Bob Buess y a Kenneth Hagin en libros como "When de pendulum Swings" o "Planes propositos y ejecuciones" respectivamente.

En este sitio tambien encontraran datos biograficos de Kenneth Hagin y predicaciones, también de su padres espirituales los hermanos Goodwin.

http://brothermel.com/


Muy recomendado.

Nuevo Blog

Hice un blog nuevo de tipo más personal, donde hablo de mis ideas y reflexiones aquí:

http://artus.perublog.net/

Saludos.

27 sept. 2007

Otro video sobre la Guerra Espiritual

Realmente felicito a todos los hermanos que hacen estos videos y ediciones tan sorprendentes, este video por ejemplo graficamente nos enseña lo que la Palabra textualmente dice:

Las siete cosas más importantes sobre la Oración

Leyendo el libro de Keneth E. Hagin, la "Curso de Estudios Sobre la Oración Bíblica (Bible Prayer Study Course)" Una de las lecciones habla de lo siguiente y lo quiero compartir, son las siete cosas más importantes acerca de la oración, a saber:

1.- Ora al Padre en el nombre de Jesús:

"En aquel día no Me preguntarán nada. En verdad les digo, que si piden algo al Padre en Mi nombre, El se lo dará. "Hasta ahora nada han pedido en Mi nombre; pidan y recibirán, para que su gozo sea completo.
(Juán 16:23-24 NBLH)


2.- Cree que lo recibes cuando oras:

"Por eso les digo que todas las cosas por las que oren y pidan, crean que ya las han recibido, y les serán concedidas .
(Marcos 11:24 NBLH)


3.- Perdona si tienes algo contra alguien:

"Y cuando estén orando, perdonen si tienen algo contra alguien, para que también su Padre que está en los cielos les perdone a ustedes sus transgresiones. "Pero si ustedes no perdonan, tampoco su Padre que está en los cielos perdonará sus transgresiones."
(Marcos 11:25-26 NBLH)


4.- Depende del Espíritu Santo en la Oración.

De la misma manera, también el Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad. No sabemos orar como debiéramos, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos indecibles.
(Romomanos 8:26 NBLH)


Porque si yo oro en lenguas, mi espíritu ora, pero mi entendimiento queda sin fruto.
(1Co 14:14 NBLH)


5.- El Espíritu Santo te ayuda en la suplica y la intercesión.
ver punto # 4 para versiculos

6.- Edificate a ti mismo orando en el espíritu (orar en lenguas).

Pero ustedes, amados, edificándose en su santísima fe, orando en el Espíritu Santo,
(Judas 1:20 NBLH)


7.- Interpreta las lenguas en tu vida privada de Oración:

Por tanto, el que habla en lenguas, pida en oración para que pueda interpretar. Porque si yo oro en lenguas, mi espíritu ora, pero mi entendimiento queda sin fruto. Entonces ¿qué? Oraré con el espíritu, pero también oraré con el entendimiento. Cantaré con el espíritu, pero también cantaré con el entendimiento.
(1 Corintios 14:13-15 NBLH)

Video: 300, Mexicanos y la Inmigración

El tema de la inmigración ilegal a los Estados Unidos de mexicanos, centro y sudamericanos ha sido muy polémico, sin embargo algunos aun le hallan su lado "amable" creado videos como este, el cual me ha cusado bastante gracia, pues simpre se ha dicho en México que algún día recuperaremos el territorio que Estados Unidos quitó a nuestra nación en el siglo XIX, ahora si eso va a pasar o no, no lo se, tampoco estoy a favor o en contra que algo así suceda, de todas formas, este video nos expresa una sátira de tal sentimiento nacionalista que aún existe en los mexicanos.

26 sept. 2007

Video: Guerra Espiritual

Tremendo Video me hallé en YouTube:


Pagina Morando en las Alturas

Pagina Morando en las Alturas:

http://morandoenlasalturas.googlepages.com/

Aquí estaré colocando los enlaces a los artículos más destacados del blog en orden.

Resistid al Diablo por: Watchman Nee - parte 5

C. La fe en que la resurrección del Señor puso en vergüenza a Satanás
En tercer lugar, debemos creer que la resurrección del Señor puso en vergüenza a Satanás; de modo que ya no puede atacarnos.

En Colosenses 2:12 dice: “Sepultados juntamente con El en el bautismo, en el cual fuisteis también resucitados juntamente con El, mediante la fe de la operación de Dios, quien le levantó de los muertos”. Este versículo habla tanto de la muerte como de la resurrección. El versículo 13 presenta el hecho de que nosotros estábamos muertos y resucitamos; el versículo 14 nos muestra lo que realizó el Señor al morir; y el versículo 15 nos dice que el Señor Jesús despojó a los principados y a las potestades y “los exhibió públicamente, triunfando sobre ellos en la cruz”. El versículo 20 dice: “Si habéis muerto con Cristo”, y en 3:1 leemos: “Si, pues, fuisteis resucitados juntamente con Cristo”. Este pasaje comienza con la resurrección y finaliza con la resurrección; y entre el principio y el fin se habla de triunfar en la cruz. Debemos permanecer en resurrección para triunfar en la cruz.

¿Cómo podemos hacer esto? La declaración que hicimos anteriormente lo explica: el Señor murió, y nosotros morimos en El. Satanás, quien tiene dominio sobre el viejo hombre, sólo nos puede perseguir hasta la cruz, pero la resurrección está fuera de su alcance. Así como Satanás no tenía nada en el Señor Jesús mientras estaba en la tierra (Jn. 14:30), tampoco tiene nada en El ahora que está en resurrección. Satanás no tiene absolutamente ningún lugar ni ninguna autoridad en la nueva vida. No puede tocar nuestra nueva vida.

Cuando el Señor Jesús estaba en la cruz, estaba rodeado de innumerables demonios, los cuales pensaban que podían destruir al Hijo de Dios. Esto pudo haber sido una gran victoria para ellos. No tenían idea de que el Señor Jesús iba a morir y luego saldría de la muerte y vencería la autoridad de la muerte. Este es un hecho glorioso: el Señor no pudo ser retenido por la muerte. Por eso, tenemos la confianza de decir que la vida de Dios vence la muerte.

¿Qué es la vida de resurrección? Es una vida que no puede ser afectada por la muerte, que trasciende la muerte, que va más allá de los linderos de la muerte y que no puede ser retenida por la muerte. El poder de Satanás se extiende solamente hasta la muerte. El Señor Jesús demostró con Su resurrección cuán grande es el poder de Su vida, pues con él desmenuzó el poder de Satanás. La Biblia llama a este poder “el poder de Su resurrección” (Fil. 3:10). Cuando este poder se expresa en nosotros, todo lo de Satanás es derribado.

Podemos resistir a Satanás porque tenemos la vida de resurrección, la cual no tiene nada que ver con Satanás. Nuestra vida procede de la vida de Dios; es una vida que no puede ser retenida por la muerte. Satanás no puede tocar esta vida, porque su poder sólo llega hasta la muerte. Debemos mantenernos en la resurrección y mirar triunfalmente hacia atrás por medio de la cruz. Colosenses 2 habla de triunfar en resurrección. Dicho capítulo habla de la resurrección, no de la muerte. No triunfamos sobre la muerte por medio de la resurrección, sino en la resurrección.

Al resistir al diablo los hijos de Dios deben declarar con una fe firme: “Gracias doy a Dios por haberme resucitado. Satanás, ya no puedes hacer nada. ¡No tienes poder! ¡Esta vida está muy por encima de ti! ¡Satanás, aléjate de mí!”

No podemos hacerle frente a Satanás basándonos en la esperanza. Sólo lo podemos detener en la resurrección, el terreno del Señor. Este es un principio fundamental. Colosenses 2:12 nos dice que debemos creer en “la operación de Dios, quien le levantó [a Jesús] de los muertos”.

Necesitamos mantener ante Satanás la posición que tenemos ante Dios. La Biblia nos dice que cuando nos acerquemos a Dios lo hagamos con manto de justicia (Is. 61:10; Zac. 3:4-5), el cual es Cristo. Necesitamos vestirnos de Cristo para acercarnos a Dios. De la misma manera, necesitamos vestirnos de Cristo cuando enfrentamos a Satanás. Dios no halla pecado en nosotros cuando nos vestimos de Cristo. Tampoco Satanás puede hallar nuestros pecados cuando estamos en Cristo. Cuando nos mantenemos en esa posición, Satanás no nos puede atacar, pues allí somos perfectos ante Dios y también ante Satanás. ¡Qué hecho tan glorioso!

No debemos temerle a Satanás. Si tenemos temor de él, se reirá de nosotros y dirá: “¡Qué persona tan necia! ¿Cómo puede ser tan insensata?” Todo aquel que le teme a Satanás es un tonto, porque ha olvidado su posición en Cristo. No tenemos razón para temerle. Hemos trascendido sobre su poder. Podemos mantenernos firmes en nuestra postura y decirle: “¡No puedes tocarme! ¡No importa cuán fuerte seas ni cuántos recursos tengas, te has quedado atrás!” En el día de la resurrección del Señor, llevó cautivo al enemigo y lo expuso a vergüenza pública. Hoy estamos permaneciendo en el terreno de la resurrección, y ¡triunfamos por medio de la cruz!

D. La fe en que la ascensión del Señores superior al poder de Satanás
En cuarto lugar, debemos creer que la ascensión del Señor lo puso por encima del poder de Satanás. En Efesios 1:20-22 dice: “Resucitándole [a Cristo] de los muertos y sentándole a Su diestra en los lugares celestiales, por encima de todo ... no sólo en este siglo, sino también en el venidero; y sometió todas las cosas bajo sus pies, y lo dio por Cabeza sobre todas las cosas a la iglesia”. Esto significa que el Señor Jesús ya está sentado en los lugares celestiales y está por encima de toda potestad de Satanás.

En Efesios 2:6 dice: “Y juntamente con El nos resucitó, y asimismo nos hizo sentar en los lugares celestiales en Cristo Jesús”. Esta es nuestra posición como cristianos. El Señor Jesús resucitó, está sentado en los lugares celestiales por encima de todo poder de Satanás. Nosotros fuimos resucitados juntamente con Cristo y estamos sentados en los lugares celestiales con El, por encima de todo poder de Satanás.

Efesios 6:11-13 dice: “Vestíos de toda la armadura de Dios, para que podáis estar firmes contra las estratagemas del diablo ... y habiendo acabado todo, estar firmes”. El capítulo dos nos muestra que estamos sentados en los lugares celestiales juntamente con el Señor, y el capítulo seis, que necesitamos mantenernos firmes. El capítulo dos dice que necesitamos sentarnos, mientras que el capítulo seis dice que necesitamos estar de pie. ¿Qué significa sentarse? Sentarse significa descansar e indica que el Señor venció y que nosotros ahora podemos reposar en Su victoria. Esto es lo que significa depender de la victoria del Señor. ¿Qué significa estar firmes? Quiere decir que la guerra espiritual no consiste en atacar, sino en defender. Estar firme no indica atacar; sino defender. Debido a que el Señor obtuvo una victoria total, no necesitamos seguir atacando. La victoria de la cruz es completa, y no es necesario atacar. Aquí podemos ver dos actitudes: una es sentarse, y la otra estar firmes. Nos sentamos a descansar en la victoria del Señor, y estamos firmes resistiendo a Satanás y no permitiéndole quitarnos la victoria.
La guerra cristiana se basa en rechazar la derrota, no en pelear por obtenerla. Ya vencimos. Peleamos desde nuestra posición de victoria, para mantener nuestra victoria, pues ya está en nuestras manos. La lucha que se menciona en Efesios, es la guerra que pelean los vencedores. No llegamos a ser vencedores luchando. Necesitamos distinguir entre estas dos cosas.

¿Cómo nos tienta Satanás? El trata de hacer que nos olvidemos de nuestra posición de victoria; trata de poner un velo sobre nuestros ojos para que no veamos nuestra propia victoria. Si cedemos a sus tácticas, pensaremos que la victoria está lejos y fuera de nuestro alcance. Debemos recordar que la victoria del Señor es completa. Es tan completa que toda nuestra vida está incluida en esta victoria. Una vez que creemos, vencemos. Satanás está derrotado, y nosotros hemos vencido en Cristo. Satanás quiere robarnos la victoria que hemos obtenido. Su obra consiste en probarnos para descubrir secretamente si tenemos fe. Si no sabemos que la victoria ya es nuestra, fracasaremos. Pero si estamos conscientes de nuestra victoria, su obra fracasará.

Por consiguiente, contraatacamos la obra de Satanás con la obra del Señor Jesús. Nosotros resistimos a Satanás por medio de la manifestación, la muerte, la resurrección y la ascensión del Señor. Hoy nos mantenemos firmes en la obra consumada del señor. No necesitamos tratar de vencer de algún modo cuando Satanás nos ataca. Cuando tenemos el más leve pensamiento de procurar vencer, ya fracasamos porque nuestra posición es incorrecta. Cuán grande es la diferencia entre una persona que trata de vencer y una que resiste sabiendo que ya venció. Resistir al diablo significa que lo resistimos por la victoria de Cristo.

Este asunto requiere revelación. Necesitamos ver la manifestación del Señor, Su muerte, Su resurrección y Su ascensión. Debemos estar conscientes de todas estas cosas.

Como cristianos debemos aprender a resistir al diablo. En toda circunstancia debemos decirle a Satanás: “¡Aléjate de mí!” Que Dios tenga misericordia de nosotros para que tengamos esta fe. Espero que tengamos fe en las cuatro cosas que el Señor efectuó por nosotros, y que podamos tener una fe firme que resista a Satanás y rechace su obra sobre nosotros.

Resistid al Diablo por: Watchman Nee - parte 4

II. RESISTIMOS A SATANAS POR FE
En 1 Pedro 5:8-9 dice: “Sed sobrios, y velad. Vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar; al cual resistid firmes en la fe”. La Palabra de Dios nos muestra claramente que resistimos a Satanás por la fe. No hay otra manera de resistirlo. ¿En qué debe reposar nuestra fe? ¿Cómo debemos usar nuestra fe para resistirlo? Examinemos lo que la Palabra de Dios dice al respecto.

A. La fe en que el Señordestruyó las obras del diablo
En primer lugar debemos creer que el Señor se manifestó, es decir, vino a la tierra, para destruir las obras del diablo (1 Jn. 3:8). El destruía las obras del diablo por donde iba. Por lo general, la obra de Satanás no es muy obvia; él se esconde detrás de fenómenos naturales. Pero el Señor lo reprendió en todos los casos. Sin duda, El estaba reprendiendo a Satanás cuando reprendió a Pedro en Mateo 16:22-23, cuando reprendió la fiebre de la suegra de Pedro en Lucas 4:23 y cuando reprendió al viento y a las olas. Aunque el diablo se escondía detrás de los fenómenos naturales, el Señor Jesús lo reprendió directamente a él. Dondequiera que el Señor iba, el poder del diablo era destruido. Por eso El dijo: “Pero si Yo por el Espíritu de Dios echo fuera los demonios, entonces ha llegado a vosotros el reino de Dios” (Mt. 12:28). En otras palabras, adondequiera que el Señor iba, Satanás fue echado afuera, y el reino de Dios se manifestaba. Satanás no podía permanecer donde el Señor estaba. Por eso el Señor dijo que El se manifestó para destruir las obras del diablo.

También debemos creer que cuando el Señor se manifestó en la tierra, no solamente destruyó las obras del diablo, sino que también dio autoridad a Sus discípulos para echar fuera demonios en Su nombre. El les dijo: “He aquí os doy potestad de hollar serpientes y escorpiones, y sobre todo poder del enemigo” (Lc. 10:19). Después de ascender El dio Su nombre a la iglesia para que ésta continúe Su obra en la tierra. La autoridad que El usó en la tierra para echar fuera demonios la dio a la iglesia.

Debemos distinguir entre lo que tiene el diablo y lo que nosotros tenemos. El diablo tiene poder, pero nosotros tenemos autoridad. El Señor Jesús nos dio la autoridad que puede vencer el poder de Satanás. El poder no prevalece frente a la autoridad. Dios nos dio la autoridad, y sin duda Satanás fracasará.

Usemos un ejemplo para comprender cómo la autoridad está por encima del poder: un semáforo puede controlar el tráfico de un cruce. Cuando la luz roja se enciende, los peatones y automóviles tienen que detenerse. A nadie se le permite cruzar cuando la luz roja se enciende. Los peatones y los autos tienen mucho más poder que el semáforo. Sin embargo, ni los peatones ni los vehículos se atreven a avanzar cuando el semáforo está en rojo, pues éste representa la autoridad. Vemos, entonces, que la autoridad prevalece sobre el poder.

En todo el universo la autoridad está por encima del poder. No importa cuán fuerte sea el poder de Satanás, hay un hecho cierto: el Señor Jesús dio Su nombre a la iglesia. Este nombre representa Su autoridad. La iglesia puede echar fuera demonios en el nombre del Señor. Podemos invocar el nombre del Señor para combatir el poder de Satanás. Agradecemos a Dios porque el nombre del Señor es inmensurablemente mayor que el poder de Satanás. La autoridad que sustenta el nombre del Señor vence el poder de Satanás.

Los discípulos salieron en el nombre del Señor y cuando regresaron contaron que se habían sorprendido. Ellos le dijeron al Señor: “Aun los demonios se nos sujetan en Tu nombre” (Lc. 10:17). El nombre del Señor tiene autoridad. Al darnos Su nombre nos da Su autoridad. El Señor dijo: “He aquí os doy potestad de hollar serpientes y escorpiones, y sobre todo poder del enemigo, y nada os dañará” (v. 19). Todo aquel que desee resistir a Satanás debe reconocer la diferencia entre la autoridad del Señor y el poder de Satanás. No importa cuán grande sea el poder de Satanás, la autoridad del Señor lo vence.

Debemos creer que Dios dio Su autoridad a la iglesia, la cual, a su vez, puede echar fuera demonios y resistir al diablo en el nombre del Señor Jesús.

B. La fe en que la muerte del Señordestruyó a Satanás
En segundo lugar, debemos creer que el Señor Jesús destruyó por medio de la muerte al que tenía el imperio de la muerte, esto es, al diablo (He. 2:14). La manifestación del Señor Jesús destruyó las obras del diablo, y Su muerte destruyó al diablo mismo.
La muerte del Señor constituye la mayor derrota para el diablo porque no solamente es un castigo [para él], sino también el camino de la salvación [para los creyentes]. En Génesis 2:17 Dios habló de la muerte: “Porque el día que de él comieres, ciertamente morirás”. Esta muerte es un castigo. Satanás se deleitó al oír esta palabra. Puesto que el hombre moriría si comía el fruto, Satanás lo indujo a comer dicho fruto, para que la muerte reinara en el hombre y así poder reclamar la victoria. Al mismo tiempo, la muerte del Señor constituye el gran camino de salvación. Dios dijo: “El día que de él comieres, ciertamente morirás”. La muerte es, entonces, un castigo. Pero el Señor ofrece otra muerte, la cual es el camino de la salvación. La muerte puede castigar a los que pecan, pero también puede salvar y librar a quienes están en pecado. Satanás pensó que la muerte sólo podía castigar al pecador. El se asió de este hecho y reinó mediante la muerte sobre el hombre. No obstante, Dios salva y libra al hombre del pecado por medio de la muerte del Señor Jesús. Este es un aspecto profundo del evangelio.

La muerte del Señor en la cruz no solamente nos libra de nuestros pecados sino también de la vieja creación. Nuestro viejo hombre fue crucificado juntamente con el Señor. Aunque Satanás reina por medio de la muerte, cuanto más reina por la muerte, peor es su suerte, porque su reino llega a su fin con la muerte. Puesto que ya morimos, la muerte no nos puede hacer daño; ya no reina sobre nosotros.

“El día que de él comieres, ciertamente morirás”. Dios dijo esto para que el hombre no comiera del fruto del árbol del conocimiento del bien y del mal. Pero el hombre comió y pecó. ¿Qué se podía hacer entonces? El pecado se paga con la muerte; esto es irreversible. Sin embargo, hay un camino de salvación, el cual consiste en pasar por la muerte. Cuando el Señor Jesús fue crucificado por nosotros, la vieja creación y el viejo hombre fueron crucificados con El. Esto significa que la autoridad de Satanás sólo llega hasta la muerte. La Escritura dice: “Para destruir por medio de la muerte al que tiene el imperio de la muerte, esto es, al diablo” (He. 2:14).
Damos gracias y alabamos al Señor porque ya estamos muertos. Si Satanás nos ataca, podemos decirle: “¡Ya estoy muerto!” El no tiene autoridad sobre nosotros pues estamos muertos. Su autoridad sólo llega hasta la muerte.

Nuestra crucifixión con Cristo es un hecho que Dios ya efectuó. La Biblia no dice que nuestra muerte con el Señor pertenezca al futuro; no es algo que esperemos experimentar algún día. La Biblia no nos dice que procuremos la muerte, sino que nos muestra que ya estamos muertos. Si una persona todavía procura morir, obviamente no está muerta. Pero así como Cristo murió por nosotros gratuitamente, asimismo Dios puso a nuestra disposición la muerte de Cristo. Si un hombre procura ser crucificado, aún está en la esfera de la carne. Así como creemos en la muerte del Señor por nosotros, de la misma manera necesitamos creer que morimos en El. Ambas cosas requieren un acto de fe y no tienen nada que ver con el esfuerzo humano. Cuando tratamos de llevar a cabo estos hechos, nos exponemos al ataque de Satanás. Tenemos que asirnos a los hechos ya cumplidos y declarar: “¡Te alabo Señor y te doy gracias porque ya estoy muerto!”
Debemos ver que ante Dios morimos juntamente con Cristo; es un hecho consumado. Una vez que tengamos esto en claro, Satanás no podrá hacernos nada. Satanás sólo puede hacerles daño a los que no han muerto. El sólo puede gobernar a aquellos que están luchando contra la muerte y que van apenas camino a la muerte. Pero nosotros ya no peleamos contra la muerte, pues ya morimos. Satanás no nos puede hacer nada.

Para resistir a Satanás, debemos comprender que la manifestación del Señor fue una manifestación de autoridad, y la obra de Su cruz libró a todos los que estaban bajo la mano de Satanás. Satanás ya no tiene autoridad sobre nosotros, pues estamos muertos; estamos por encima de él. La obra de Satanás sólo llega hasta la muerte, y después ya no pueda hacer más daño.

Resistid al Diablo por: Watchman Nee - parte 3

2. Cómo vencer las acusaciones de Satanás
En Apocalipsis 12:11 dice: “Y ellos [los creyentes] le han vencido por causa de la sangre del Cordero y de la palabra del testimonio de ellos, y despreciaron la vida de su alma hasta la muerte”. Vencieron a Satanás, quien acusaba a los hermanos. ¿Cómo podemos vencer nosotros?
Primero, vencemos por la sangre del Cordero. Por un lado, cuando pecamos delante del Señor, debemos confesar nuestras transgresiones; por otra, podemos decirle a Satanás: “¡No necesitas acusarme! ¡Hoy me acerco al Señor por Su sangre!” Para vencer a Satanás, debemos proclamar ante él que fuimos perdonados por la sangre del Cordero. Todos nuestros pecados, grandes y pequeños, fueron perdonados por la sangre del Cordero. La Palabra de Dios dice: “La sangre de Jesús Su Hijo nos limpia de todo pecado” (1 Jn. 1:7).

Debemos darnos cuenta de que la sangre del Cordero es la base tanto de nuestro perdón ante Dios como de nuestra aceptación en El. No debemos tener el atrevimiento de creernos buenos, pero tampoco debemos cometer la necedad de condenarnos mañana y tarde. Es tan insensato envanecerse como encerrarse en uno mismo. Todos los que se consideran buenos, son necios; y también lo son quienes no ven el poder salvador del Señor. Son tan insensatos quienes creen en su propio poder como los que no creen en el poder del Señor. Necesitamos comprender que la sangre del Cordero satisfizo todo lo que Dios exigía y venció todas las acusaciones de Satanás.
Segundo, vencemos por la palabra de nuestro testimonio, la cual declara los hechos espirituales y la victoria del Señor. Debemos decirle a Satanás: “¡No me molestes! ¡La sangre del Señor ya borró mis pecados!” Necesitamos ejercer nuestra fe y declarar que Jesús es el Señor y que El ganó la victoria; necesitamos expresar la palabra de nuestro testimonio y hacer que Satanás oiga esta palabra. No solamente debemos creer con el corazón, sino que también debemos declararlo verbalmente a Satanás. Esta es la palabra de nuestro testimonio.

Tercero, debemos menospreciar la vida de nuestra alma hasta la muerte. “La sangre del Cordero” y “la palabra del testimonio de ellos” son dos condiciones necesarias para vencer a Satanás. Menospreciar la vida del alma hasta la muerte no es más que una actitud frente a la misma. No importa lo que Satanás haga, aun si trata de matarnos, debemos seguir confiando en la sangre del Cordero y declarar Su victoria. Si perseveramos en esta actitud, la acusación de Satanás cesará, y él no nos podrá vencer. Por el contrario, ¡nosotros lo venceremos a él! Algunos hermanos y hermanas se abren tanto a las acusaciones de Satanás que dejan de discernir si el sentir interior es una acusación de Satanás o una amonestación del Espíritu Santo. Ellos deben dejar de confesar sus pecados por un tiempo. El Señor no desea que actuemos insensatamente. En vez de eso, deben orar al Señor y decir: “Si he pecado, confieso que lo he hecho y te pido que me perdones. Pero ahora Satanás me acusa. Oro a Ti pidiéndote que quites todos mis pecados. Desde este momento, todo está cubierto por Tu sangre y no dejaré que nada me perturbe”. Quienes se hallan en tal condición deben hacerlo todo a un lado, temporalmente, para poder identificar claramente entre la acusación de Satanás y la corrección del Espíritu Santo.

3. Cómo ayudar a quienesestán oprimidos por laacusación de Satanás
Nunca debemos agregar más cargas a la conciencia de aquellos que están oprimidos por las acusaciones de Satanás. En primer lugar, debemos ayudarles a hacer solamente lo que ellos puedan. Si les pedimos que vayan más allá de su límite, se sentirán aún más condenados. Debemos ayudarles a obtener fortaleza ante el Señor para seguir adelante, antes de exhortarlos o de instarles a avanzar. En segundo lugar, cuando veamos claramente la obra del Espíritu Santo, debemos elevar la norma un poco, ya que al actuar el Espíritu del Señor y el espíritu de avivamiento, la palabra del Señor tiene el poder de aumentar la capacidad de la persona. Si elevamos la norma sin que actúe el Espíritu del Señor, no estamos ayudando a las persona que se sienten condenadas; por el contrario, le estamos dando la oportunidad a Satanás de acusarlos aun más.

No debemos ser imprudentes señalando las faltas de las personas. Supongamos que un hermano ha caído en cierta área, pero todavía puede orar, leer la Biblia y asistir a las reuniones. Si usted está seguro de que puede ayudarlo, un pequeño impulso será suficiente para que sobrepase el problema. Pero si usted no tiene la certeza ni la capacidad de levantarlo, cuando le saque a colación las faltas, lo único que logrará será desanimarlo de que siga orando, leyendo la Biblia y reuniéndose. No debemos apagar el pábilo humeante, sino volverlo a encender, y no debemos quebrar la caña cascada, sino sostenerla. No debemos ponernos como ejemplo haciendo así que la conciencia de otros se sienta acusada. Debemos aprender a actuar sin ofender la conciencia de los demás.

A aquellos que están bajo la acusación de Satanás debemos mostrarles Hebreos 10:22: “Purificados los corazones de mala conciencia con la aspersión de la sangre”. Al rociar la sangre, nuestra conciencia debe dejar de sentirse culpable. La vida cristiana debe mantenerse libre de toda condenación en la conciencia. Cuando un cristiano percibe que su conciencia lo reprende, se siente débil ante Dios y perderá fuerza en todos los asuntos espirituales. La meta de Satanás es desviarnos de este principio y con ese fin nos acusa incesantemente. Necesitamos aferrarnos a este principio aplicando la sangre. Cuanto más trate Satanás de hacernos sentir culpables, más debemos aplicar la sangre a todos nuestros pecados. Los creyentes lo vencieron, no por su propia fuerza, sino por la sangre del Cordero. Debemos declarar: “Satanás, reconozco que he pecado. Pero el Señor me redimió. No niego que sea un deudor. Sí soy un deudor, pero el Señor pagó mi deuda”. No tratemos de contrarrestar la acusación de Satanás negando que seamos deudores, pues podemos derrotarlo declarando que nuestra deuda ya se pagó.

D. Satanás actúa en las circunstancias
Todas las circunstancias son dispuestas por Dios. Sin embargo, muchas de las cosas que nos rodean, aunque son permitidas por Dios, son parte de la obra directa y activa de Satanás.
Tomemos el caso de Job. Le robaron los bueyes y los asnos, se le cayó la casa y le mataron a todos los hijos. Todas éstas fueron circunstancias que lo rodearon. Aunque fueron permitidas por Dios, Satanás fue instigador directo del ataque.

La falta que cometió Pedro es otro ejemplo. El mismo fue la causa parcial de esta falta, pero parte se debió al ataque de Satanás en las circunstancias. El Señor le había dicho: “Simón, Simón, he aquí Satanás os ha pedido para zarandearos como a trigo” (Lc. 22:31). La falta que cometió Pedro fue el resultado directo de la obra de Satanás; sin embargo, Dios lo permitió.
El aguijón de Pablo era expresamente obra de Satanás. Pablo dijo: “Me fue dado un aguijón en mi carne, un mensajero de Satanás, para que me abofetee” (2 Co. 12:7). Aquel aguijón provenía de Satanás, quien usa las circunstancias para atacar a los hijos de Dios.

Vemos un ejemplo más claro aún en Mateo 8, cuando el Señor Jesús les dijo a los discípulos que fueran al otro lado del mar, pues sabía que tenía que echar fuera poderosos demonios en el otro lado del mar. Después de entrar en la barca El y Sus discípulos, en el mar se levantó una tempestad tan grande que las olas cubrían la embarcación. El Señor estaba dormido. Los discípulos lo despertaron desesperados diciendo: “¡Señor, sálvanos, que perecemos!” (v. 25). Algunos de los discípulos eran pescadores y marineros diestros, pero aquellas olas eran más de lo que ellos podían controlar. El Señor los reprendió por su poca fe, se levantó y reprendió a los vientos y al mar. Pese a que los vientos y el mar no tienen personalidad, el Señor los reprendió porque el diablo estaba actuando detrás de ellos. Satanás agitó el viento y las olas.

En conclusión, Satanás no sólo ataca nuestro cuerpo, nuestra conciencia y nuestra mente, sino que también se vale de las circunstancias para atacarnos.

¿Cómo debemos reaccionar al ataque de Satanás en el ambiente? Primero, debemos humillarnos bajo la mano poderosa de Dios. En Jacobo 4 y en 1 Pedro 5 nos se dice que resistamos al diablo y que también nos humillemos ante Dios. Cuando Satanás nos ataca en las circunstancias, la primera reacción que debemos tener es someternos a Dios. Si no nos sometemos a Dios, no podemos resistir al diablo y nuestra conciencia nos condenará.

Segundo, debemos resistir al diablo. Cuando los hijos de Dios se encuentran con adversidades y situaciones imprevistas y se percatan de que son ataques de Satanás, deben resistirlas. Una vez que resistan los ataques, éstos quedarán atrás. Por una parte, deben humillarse bajo la mano de Dios, y por otra, deben resistir las actividades de Satanás en todo lo que los rodea. Cuando se humillan y se mantienen firmes, Dios les mostrará que la adversidad que les sobrevino es obra de Satanás. De esta manera, ellos podrán diferenciar entre lo que proviene de Dios y lo que proviene de Satanás. Una vez que vean claramente y resistan al diablo, el ataque desaparecerá.
Tercero, debemos rechazar toda forma de temor. Satanás tiene que hallar la forma de establecerse en los hijos de Dios antes de poder actuar en ellos. El no puede trabajar donde no tiene una base. Por consiguiente, su primer ataque tiene como fin obtener un frente de ataque desde donde dirigir sus fuerzas. No debemos cederle nada de terreno. Este es el camino de la victoria. El temor, por ejemplo, puede convertirse en la peor fortaleza de Satanás. Cuando Satanás trata de hacernos pasar por sufrimientos, lo primero que hace es llenarnos de temor.

Una hermana muy experimentada en la vida cristiana me dijo en cierta ocasión: “El temor es la tarjeta de visita de Satanás”. Una vez que uno acepta el temor, Satanás se infiltra; si rechaza el temor, el diablo no podrá entrar.

Todo temor es un ataque de Satanás. Aquello que uno teme, eso mismo le vendrá. Job dijo: “Porque el temor que me espantaba me ha venido, y me ha acontecido lo que yo temía” (Job 3:25). A Job lo sobrevino precisamente lo que temía. El ataque que Satanás lleva a cabo utilizando lo que lo rodea a uno, viene por lo general en forma de temor. Si uno rechaza el miedo a cierta cosa, ésta no le sucederá. Pero si uno permite que el temor permanezca, le dará a Satanás la oportunidad de poner en el camino lo que uno teme.

Así que los hijos de Dios pueden resistir la obra de Satanás rechazando, en primera instancias, el temor. Cuando Satanás trata de infundirnos temor, no debemos entregarnos a ese temor, sino decir: “¡No aceptaré nada que el Señor no haya preparado para mí!” Una vez que la persona es librada del temor, está fuera del alcance de Satanás. A esto se refiere Pablo cuando dice: “Ni deis lugar al diablo” (Ef. 4:27).

¿Por qué no debemos temer? Porque es mayor el que está en nosotros, que el que está en el mundo (1 Jn. 4:4). Si no sabemos esto, temeremos.

Resistid al Diablo por: Watchman Nee - parte 2

B. Satanás actúa en el cuerpo del hombre
La Biblia nos muestra claramente que muchas enfermedades físicas son el resultado del ataque de Satanás.
La fiebre que tenía la suegra de Pedro era un ataque de Satanás, y el Señor Jesús reprendió aquella fiebre (Lc. 4:39). Sólo se reprenden entes que tienen personalidad. No podemos reprender a una taza o a una silla. La fiebre es un síntoma, pero el Señor no reprendió el síntoma, sino a Satanás, quien era la causa. Por eso, tan pronto como el Señor reprendió la fiebre, ésta desapareció.

En Marcos 9 vemos el caso de un niño sordomudo. A los ojos del hombre la sordera y la mudez son enfermedades. Pero el Señor Jesús reprendió al espíritu inmundo, diciendo: “Espíritu mudo y sordo, Yo te mando, sal de él, y no entres más en él” (v. 25). La mudez y la sordera del niño eran los síntomas externos de una posesión demoníaca; no eran enfermedades ordinarias. Muchas enfermedades son definidas médicamente, pero hay muchas que son ataques del diablo. La Biblia no dice que el Señor curó la enfermedad, sino que la reprendió. Las llagas que aparecieron en el cuerpo de Job no podían ser sanadas con la medicina, pues no era una enfermedad causada por agentes físicos; era un ataque del diablo. Si uno no combate primero al diablo, no podrá eliminar una enfermedad como éstas.

Reconocemos que en muchas ocasiones las enfermedades se producen cuando se descuidan las leyes naturales. No obstante, en muchos casos, son producto de los ataques de Satanás. En tal caso, necesitamos pedirle al Señor que reprenda la enfermedad, y ésta se irá. Este tipo de enfermedad viene de repente y se va de la misma manera. Es un ataque de Satanás, no una enfermedad común.

El problema radica en que Satanás no desea que se descubra que él ha causado cierta enfermedad. El se esconde detrás de síntomas conocidos, y nos hace creer que toda enfermedad es el resultado de causas naturales. Si le permitimos esconderse detrás de síntomas que consideramos naturales, la enfermedad no se irá. Una vez que ponemos en evidencia la actividad de Satanás y lo reprendemos, la enfermedad se va. Un hermano tenía una fiebre muy alta y un terrible malestar. No podía dormir y no entendía qué le sucedía. Cuando comprendió que aquello era obra de Satanás, oró al Señor por ese asunto, y al día siguiente ya no tenía fiebre.
Cuando un cristiano se enferma, debe determinar primero la causa de su enfermedad. Debe preguntar: ¿Existe alguna causa válida para que yo tenga esta enfermedad? ¿Se debe a causas naturales, o es un ataque de Satanás? Si no hay una razón justificable y usted descubre que de hecho es un ataque de Satanás, debe rechazarla.

La acción de Satanás en el cuerpo del hombre no solamente produce enfermedad, sino también muerte. Satanás ha sido homicida y mentiroso desde el principio (Jn. 8:44). No solamente debemos resistir la enfermedad que nos viene de Satanás, sino también sus acciones homicidas. Toda noción de muerte como escape de cualquier cosa es idea de Satanás. Satanás indujo a Job a pensar en la muerte. El no solamente hizo esto con Job, sino que también trató de hacerlo con todos los hijos de Dios. Toda noción de suicidio, deseo de morirse y o de partir prematuramente son tentaciones de Satanás. El instiga al hombre a pecar y también a buscar la muerte. Inclusive el temor del peligro cuando uno está viajando, es un ataque de Satanás. Debemos rechazar estos pensamientos y no permitir que permanezcan en nosotros.

C. Satanás actúa en la conciencia del hombre
Leemos en Apocalipsis 12:10: “Ha sido arrojado el acusador de nuestros hermanos, el que los acusa delante de nuestro Dios día y noche”. Esto nos muestra que parte de la obra de Satanás es acusarnos, lo cual lleva a cabo en la conciencia del hombre. Tan pronto como una persona es salva, su conciencia es avivada y empieza a reconocer el pecado. Satanás sabe esto; sabe que el Espíritu Santo toca la conciencia de los hijos de Dios y los hace conscientes del pecado. También sabe que el Espíritu Santo los guía a confesar y a pedir perdón ante Dios. En consecuencia, se anticipa a imitar la obra del Espíritu santo y genera acusaciones en la conciencia del hombre. Este ataque es bastante común entre los hijos de Dios y causa muchos estragos.

Muchos hijos de Dios no pueden diferenciar entre la desaprobación del Espíritu Santo y la acusación de Satanás. Como resultado, vacilan antes de resistirse. Esto le concede a Satanás más terreno para acusarnos. Muchos hijos de Dios pudieron haber sido de gran utilidad en las manos de Dios, pero sus conciencias se debilitaron grandemente por el ataque de Satanás. Ellos son constantemente bombardeados con las acusaciones y el sentir de haber pecado. No se atreven a estar en pie ante Dios ni ante los hombres. Como resultado quedan incapacitados espiritualmente por el resto de sus vidas.

Es cierto que debemos prestar atención a la reprensión del Espíritu Santo, pero también debemos rechazar la acusación de Satanás. Notemos la diferencia que existe entre la desaprobación del Espíritu Santo y la acusación de Satanás. En muchas ocasiones lo que consideramos una reprensión de nuestra conciencia es una imitación, pues en realidad es una acusación de Satanás.

1. La diferencia entre la acusación de Satanásy la reprensión del Espíritu Santo
¿Cuál es la diferencia entre la acusación de Satanás y la reprensión del Espíritu Santo?
En primer lugar, toda desaprobación que el Espíritu Santo pone en nosotros, comienza con una leve percepción, que se va intensificando y nos muestra nuestros errores. Por su parte, la acusación de Satanás es una sensación interior continua y agobiante. La amonestación del Espíritu Santo crece paulatinamente; pero las acusaciones de Satanás son las mismas de principio a fin. Con el paso del tiempo, la indicación del Espíritu aumenta gradualmente, pero la acusación de Satanás es un constante e invariable remordimiento.

En segundo lugar, cuando atendemos a la reprensión del Espíritu, el poder del pecado disminuye en nosotros. Toda reprensión del Espíritu Santo debilita el poder del pecado y el pecado mismo. No sucede lo mismo cuando Satanás nos acusa, pues cuando lo hace, vemos que el poder del pecado es mucho mayor que antes.

En tercer lugar, la amonestación del Espíritu Santo nos conduce al Señor, mientras que la acusación de Satanás nos desanima. Cuanto más nos corrige el Espíritu Santo, más fortalecidos somos interiormente para afrontar nuestro problema ante el Señor. Pero las acusaciones de Satanás nos llevan a la desesperación o a la resignación. La desaprobación del Espíritu Santo hace que acudamos al Señor y dependamos de El; la acusación de Satanás hace que nos centremos en nosotros mismos y nos desanimemos.

En cuarto lugar, si el Espíritu Santo nos corrige, confesaremos el pecado al Señor, lo cual si no nos trae gozo, por lo menos nos traerá paz. Tal vez surja el gozo, o tal vez no, pero siempre habrá paz. Sin embargo, la acusación de Satanás es totalmente diferente. No hay ni gozo ni paz, ni siquiera después de confesar los pecados. Esto es como acabar de pasar por una enfermedad grave o después de ver un drama; cuando ha pasa todo, no queda nada. La amonestación del Espíritu Santo produce gozo, o por lo menos paz; pero la acusación de Satanás no conduce a nada.

Quinto, la desaprobación del Espíritu Santo nos trae a la memoria la sangre del Señor, pero la acusación de Satanás siempre trae consigo el pensamiento: “La sangre de nada te sirve; el Señor no te perdonará”. Este pensamiento estará presente aun cuando sepamos que la sangre de Cristo está disponible. En otras palabras, la corrección del Espíritu Santo nos guía a creer en la sangre del Señor, mientras que la acusación de Satanás hace que perdamos la fe en la sangre del Señor. Cuando llega cierto sentimiento, simplemente examine si recuerda la sangre del Señor o si la menosprecia. Esto nos indicará si el sentimiento es una amonestación del Espíritu Santo o una acusación de Satanás.

Sexto, la corrección del Espíritu Santo es poder de Dios; lo levanta a uno y lo hace avanzar más rápidamente. Así uno seguirá con celo renovado, hará a un lado su confianza en sí mismo y tendrá más fe en Dios. Sin embargo, la acusación de Satanás debilita la conciencia, y ésta queda herida ante Dios. No tienen fe en sí mismos, ni tienen fe en Dios. Si bien es cierto que la amonestación del Espíritu Santo nos debilita a nosotros y nuestra confianza en nosotros mismos, también es cierto que nos infunde más fe en el Señor. No sucede lo mismo cuando Satanás nos acusa, pues además de dejar de confiar en nosotros, hace que perdamos la fe en el Señor. Como resultado nos volvemos débiles.

Resistid al Diablo por: Watchman Nee - Parte 1

RESISTID AL DIABLO

Lectura bíblica: Jac. [Stg.] 4:7; 1 P. 5:8-9; 2 Co. 2:11

Al diablo se le conoce también como Satanás (Ap. 12:9). Dios lo había creado como un querubín (Ez. 28:12-14) y un arcángel (Ap. 12:7; Mt. 25:41). Pero un día se rebeló contra Dios queriendo elevarse al nivel de El. Por lo cual, Dios lo juzgó (Is. 14:12-15; Ez. 28:15-19) y como resultado llegó a ser Satanás, el adversario de Dios. En el texto original Satanás significa “oponente u adversario”. El diablo se opone a todo lo que Dios hace y siempre está en contra de los hijos de Dios.

Examinemos la forma en que el diablo ataca a los hijos de Dios, y cómo ellos lo resisten.

I. LA OBRA DE SATANAS

Veamos cuatro aspectos de la obra que realiza Satanás.

A. Satanás actúa en la mente del hombre
En 2 Corintios 10:4-5 dice: “Porque las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas ante Dios para derribar fortalezas; al derribar argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y al llevar cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo”. Esto nos muestra que las fortalezas de Satanás se componen de lo que es elevado, y desde ellas rodea la mente del hombre. Para que el Señor pueda ganar terreno en nosotros, tiene que derribar las fortalezas de Satanás, pues así combate los pensamientos del hombre y los lleva cautivos.

1. Los argumentos y las tentaciones de Satanás
¿Qué son los argumentos? La palabra griega correspondiente puede traducirse “imaginación” o “pensamiento”. Muchas veces Satanás nos asedia con imaginaciones. Los hombres son insensatos; piensan que éstas son sus propias ideas, cuando en realidad son fortalezas de Satanás que impiden que la mente se someta a Cristo. Muchas veces Satanás siembra cierta idea en nuestra mente. Si creemos que ese pensamiento procede de nosotros mismos, caemos en la trampa. Frecuentemente surgen pensamientos sin motivo alguno; sencillamente son imaginaciones. Muchos de los que llamamos “pecados” son imaginarios; no son reales. La mayoría de los conflictos que surgen entre los hermanos y las hermanas, proceden de nuestra imaginación; son completamente infundados. En muchas ocasiones Satanás pone un pensamiento absurdo en nuestra mente, y nosotros ni cuenta nos damos de su obra. Cuando él pone una idea en nuestra mente, y nosotros la aceptamos, accedemos a su obra. Si rechazamos la idea, rechazamos su obra. Muchos pensamientos no son nuestros, sino que están conectados con Satanás. Debemos aprender a rechazar tales pensamientos.

Casi todas las tentaciones de Satanás empiezan por la mente. El ve que los hijos de Dios se levantarán y lo resistirán vehementemente si los ataca abiertamente. Esta es la razón por la cual nos tienta solapadamente, poniendo pensamientos en nuestra mente sin que lo advirtamos. Una vez que dicho pensamiento entra en nosotros, comienza a dar vueltas en nuestra mente. Si al acariciar un pensamiento, más nos parece que tenemos la razón en cuanto a la acción sugerida, hemos caído en la red. El pensamiento que hemos aceptado es la tentación de Satanás. Si rechazamos el ataque de Satanás en nuestra mente, cerraremos la entrada más vulnerable que tenemos a sus tentaciones.

Gran parte de las desavenencias que se presentan entre los hijos de Dios radican en la mente; no son verdaderos problemas. Algunas veces cuando uno ve a un hermano, siente que él tiene algo contra uno, o que hay cierto distanciamiento. Esto puede convertirse en una barrera, cuando en realidad no sucede nada. Dicho “problema” no es otra cosa que el ataque de Satanás en la mente de uno, o en la mente de un hermano o hermana. Tales problemas son innecesarios. Los hijos de Dios deben rechazar esos pensamientos y sentimientos repentinos. Deben aprender a no ceder frente a Satanás.

Quisiéramos hacer una advertencia. No debemos preocuparnos demasiado por los pensamientos generados por Satanás. Hay personas que se van al extremo de no prestar atención a ningún pensamiento que venga de Satanás; pero hay otras que se van al otro extremo de dedicar demasiada atención a los mismos. Una persona puede ser fácilmente engañada si no está alerta en cuanto a los pensamientos que vienen de Satanás; y al mismo tiempo, puede perder la razón si se obsesiona con ellos. Si una persona pone mucha atención a las tentaciones de Satanás, su mente se llenará de confusión, y será presa fácil de Satanás. En el momento en que una persona aparta sus ojos del Señor, se hallará en problemas. Por una parte, necesitamos ver que Satanás ataca nuestra mente; por otra, debemos comprender que tan pronto rechazamos sus ataques, éstos se acaban. Si una persona tiene que rechazar a Satanás día y noche, su mente no está bien, y va por mal rumbo. Por una parte, debemos conocer los ardides de Satanás, porque si los ignoramos, seremos engañados; por otra, no debemos preocuparnos demasiado al respecto, porque eso también nos conduce al engaño. En el instante en que ponemos nuestros ojos en Satanás, él obtiene lo que desea. Esta distracción nos inutilizará, y nos obsesionaremos con sus pensamientos día y noche. Cualquier hermano que se ocupa demasiado en tales pensamientos ya ha sido engañado. Debemos aprender a ser equilibrados. No es correcto preocuparse excesivamente. Si la mente de una persona está ocupada constantemente con los pensamientos de Satanás, en realidad está cediendo terreno a Satanás. Nunca debemos irnos a los extremos.

2. Cómo rechazar los pensamientos de Satanás
¿Cómo podemos rechazar los pensamientos que vienen de Satanás? Es fácil. Dios nos dio la mente; así que no es de Satanás. Solamente nosotros tenemos derecho a usarla; Satanás no tiene potestad sobre nuestra mente. Lo único que debemos hacer es no permitirle pensar por nosotros. Satanás sólo puede usurpar nuestra mente con engaños. Nos pondrá un pensamiento, y nosotros pensaremos que proviene de nosotros, cuando en realidad viene de Satanás. Cuando descubrimos que aquella idea no es nuestra, vencemos.
Satanás siempre tienta y ataca a la persona de una manera subrepticia y cubierta. El no se anuncia a voces diciendo: “¡Aquí vengo!” En lugar de eso, nos engaña con mentiras y falsedades. El no nos deja ver que es él quien está detrás de cierta acción. Una vez que estamos conscientes del ataque de Satanás y lo ponemos en evidencia junto con sus disfraces, es fácil resistirlo. El Señor Jesús dijo: “Y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres” (Jn. 8:32). Los hechos son verídicos. Una vez que conozcamos los hechos, seremos libres. El poder de Satanás está en sus mentiras; una vez que éstas fallan, su poder se desvanece. Por consiguiente, cuando vemos el hecho de que Satanás nos está atacando, somos libres. Algunos hijos de Dios afirman que Satanás es el instigador que yace detrás de todos los ataques, pero no tienen la certeza en sus espíritus de que los ataques provengan en realidad de Satanás. Aunque dicen resistir a Satanás, desconocen la realidad de la obra que él realiza y, como resultado, no pueden resistirlo. Sin embargo, en cuanto identifican la actividad de Satanás, lo pueden resistir, y tan pronto lo resisten, él huye.

Satanás ataca nuestra mente principalmente por medio de engaños. El nos hace creer que sus pensamientos son nuestros, cuando en realidad son suyos. Cuando sacamos a la luz sus mentiras, rechazamos el pensamiento que viene de él. Resistir significa rechazar. Cuando Satanás nos ofrece un pensamiento, debemos decir: “No lo quiero”. Esto es lo que significa resistir. Cuando trata de sembrar otra idea en nosotros, debemos decir: “No la acepto”. Y si trae otra, debemos repetir: “No la acepto”. Si hacemos esto, él no podrá hacernos nada. Un siervo del Señor que vivió en la Edad Media dijo: “Uno no puede evitar que los pájaros vuelen sobre su cabeza, pero si puede impedir que hagan nido en sus cabellos”. Tiene toda la razón. No podemos evitar que Satanás nos tiente, pero sí podemos impedir que anide y gane terreno en nosotros. Nosotros tenemos tal potestad. Si no prestamos atención a los pensamientos que entran en nuestra mente, ellos cesarán.

Por el lado positivo, necesitamos ejercitar nuestra mente. Muchas personas tienen una mente perezosa. Esto facilita la entrada de Satanás. Leemos en Filipenses 4:8: “Todo lo que es verdadero, todo lo honorable, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si alguna alabanza, a esto estad atentos”. Debemos estar atentos ejercitando nuestra mente con relación a lo espiritual. Si una persona siempre pone su mente en cosas pecaminosas, Satanás le puede inyectar pensamientos fácilmente, pues no piensa muy diferente a Satanás. Pero si constantemente ponemos nuestra mente en cosas espirituales, Satanás no podrá sembrar sus pensamientos en nosotros fácilmente. El puede inyectar sus ideas en las personas pasivas, porque tienen demasiado tiempo disponible o porque sus pensamientos no están claros.

Otro aspecto que merece atención es que nuestra mente no debe ser atraída por pensamientos satánicos, como les sucede a muchas personas. No tienen interés en las maravillosas experiencias espirituales de otros hermanos, pero se interesan mucho cuando se trata de esparcir chismes. Puesto que se complacen en las obras de Satanás, no pueden rechazar los pensamientos satánicos. Todos los pensamientos sucios que entorpecen nuestra comunión con el Señor y debilitan nuestro amor a El, vienen de Satanás. En primer lugar, no contemplaríamos tales pensamientos si no nos atrajesen. Si inclinamos nuestro corazón a estas cosas, fácilmente penetrarán en nosotros. Por tanto, debemos aprender a rechazar todo lo que venga de Satanás.
Prestemos especial atención en rechazar todo pensamiento sucio. Satanás siempre pone pensamientos sucios en el hombre para inducirlo a pecar. El punto de partida es un pensamiento sucio. Si permitimos que cobre fuerza, dará como fruto el pecado. Por eso, debemos rechazar todo pensamiento que venga de Satanás.

Sin embargo, se presenta un gran problema: ¿qué podemos hacer si el pensamiento no se va después que lo hemos rechazado? Solamente necesitamos resistir una vez esos pensamientos indeseables. Uno resiste una sola vez; nunca debemos resistir dos veces. Leemos en Jacobo 4:7: “Resistid al diablo, y huirá de vosotros”. Debemos creer que cuando resistimos al diablo, él huye. Es incorrecto continuar resistiendo por temor a que el diablo todavía ande alrededor. ¿A quién hemos de creer? La Biblia dice que resistamos y que él huirá. Si una voz interna nos insinúa que él no ha huido, ¡esa debe ser la voz de Satanás! Muchas personas prefieren creerle a Satanás y, por consiguiente, son derrotadas. Cuando hemos resistido al diablo, debemos declarar: “Ya resistí al diablo; ya se fue”. La duda de que él todavía esté rondando es una mentira y no procede del Señor. El diablo tiene que huir. No tiene motivo alguno para quedarse. Entendamos claramente que debemos resistir una sola vez y que no necesitamos resistir una segunda vez. Resistir la primera vez glorifica el nombre de Dios; resistir una segunda vez pone en duda la Palabra de Dios.

Mucha gente comete el error de usar sus sentimientos para verificar si el diablo huyó. Ellos se preguntan: “¿Ya se fue el diablo?” Cuando sus sentimientos les dicen que no se ha ido, ellos tratan de resistirlo de nuevo. Si uno resiste una segunda vez, indudablemente lo hará por tercera vez, cuarta, centésima y una milésima vez. A ese paso terminaremos sintiéndonos completamente impotentes para rechazarlo. Pero si después de haber resistido la tentación una vez, no le hacemos el más mínimo caso al asunto, experimentaremos la victoria. Debemos prestar atención al hecho que consta en la Palabra de Dios y desentendernos de nuestra propia percepción. El hecho radica en que tan pronto resistimos al diablo, él huirá. Si no creemos que él ha huido después de haberlo resistido, nuestra percepción nos está engañando. Si creemos a esta percepción, el diablo regresará. Debemos aprender a creer en las gloriosas palabras de Dios. Una vez que hayamos resistido al diablo la primera vez, no necesitamos hacerlo de nuevo, porque el asunto ya está resuelto.

Esto es lo que Satanás hace en la mente del hombre. Debemos darnos cuenta de que él ataca la mente del hombre. Tenemos que rechazar todo pensamiento que venga de Satanás y, al mismo tiempo, debemos tener presente que una vez que rechazamos sus insinuaciones, el asunto termina. No debemos preocuparnos excesivamente por sus ataques, porque si lo hacemos, nuestra mente se confundirá, y habremos caído en la trampa que el diablo nos tiende.

Dos extremos en la Guerra Espiritual - Tercera Parte

Enseñaba Jesús en una sinagoga en el día de reposo; y había allí una mujer que desde hacía dieciocho años tenía espíritu de enfermedad, y andaba encorvada, y en ninguna manera se podía enderezar. Cuando Jesús la vio, la llamó y le dijo: Mujer, eres libre de tu enfermedad. Y puso las manos sobre ella; y ella se enderezó luego, y glorificaba a Dios. Pero el principal de la sinagoga, enojado de que Jesús hubiese sanado en el día de reposo, dijo a la gente: Seis días hay en que se debe trabajar; en éstos, pues, venid y sed sanados, y no en día de reposo. Entonces el Señor le respondió y dijo: Hipócrita, cada uno de vosotros ¿no desata en el día de reposo su buey o su asno del pesebre y lo lleva a beber? Y a esta hija de Abraham, que Satanás había atado dieciocho años, ¿no se le debía desatar de esta ligadura en el día de reposo? Al decir él estas cosas, se avergonzaban todos sus adversarios; pero todo el pueblo se regocijaba por todas las cosas gloriosas hechas por él.
(Lucas 13:10-17 RV60)

En este pasaje podemos observar como Satanás tenia oprimida a esta mujer aun bajo el pacto que Dios había hecho con Israel, por eso la palabra la llama una hija de Abraham.

Hay mucha controversia acerca de si un cristiano puede estar endemoniado o no. La palabra griega para endemoniado es daimonizomai, algunas versiones traducen equivocadamente “poseído”, sin embargo daimonizomai, no significa poseído necesariamente, puede significar influenciado, oprimido, afligido, atormentado o poseído.

Un cristiano no puede ser poseído por demonios, porque implicaría que los demonios están dentro de la persona, no puede ser poseido porque de acuerdo a la escritura un cristiano es una nueva criatura (II de Corintios 5:17), es un hijo de Dios (Juan 1:12) ha nacido de nuevo (Juan 3:3) y el Espíritu Santo mora en el (Ef. 1:13).

Sin embargo la escritura indica lo siguiente:

Airaos, pero no pequéis; no se ponga el sol sobre vuestro enojo, ni deis lugar al diablo.
(Efesios 4:26-27 RV60)


Lo que significa que el pecado (en el caso del pasaje el enojo) puede dar lugar a que el enemigo pueda tener algún derecho sobre nosotros. No se niega que el enemigo esta derrotado, ni que el enemigo ha perdido su autoridad, e incluso vino a ser nada pero la escritura advierte:

Humillaos, pues, bajo la poderosa mano de Dios, para que él os exalte cuando fuere tiempo; echando toda vuestra ansiedad sobre él, porque él tiene cuidado de vosotros. Sed sobrios, y velad; porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar; al cual resistid firmes en la fe, sabiendo que los mismos padecimientos se van cumpliendo en vuestros hermanos en todo el mundo.
(1Pe 5:6-9 RV60)


En este pasaje se nos da una advertencia contra el diablo, algunos pretendiendo minimizar sus maquinaciones dicen que esto significa que Satanás no tiene ningún poder porque anda “como león” no que sea un león, si bien Satanás no es un león, se nos advierte que debemos ser sobrios Y VELAR en contra de sus acechanzas.

Alguien me dijo que el cristiano lo único que debe hacer es buscar a Dios y su presencia y no le corresponde pelear con el enemigo Satanás, pero la escritura dice:

Por lo demás, hermanos míos, fortaleceos en el Señor, y en el poder de su fuerza. Vestíos de toda la armadura de Dios, para que podáis estar firmes contra las asechanzas del diablo. Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes. Por tanto, tomad toda la armadura de Dios, para que podáis resistir en el día malo, y habiendo acabado todo, estar firmes.
(Efesios 6:10-13 RV60)


Acá claramente se nos presenta la figura de una lucha, una guerra, algunos se van al extremo y no piensa en otra cosa, otros se van al otro extremo e ignoran estos pasajes e incluso niegan que el diablo existe, como mi amigo que me dice que no debemos pelear contra el diablo.

La escritura nos muestra algo muy distinto, nos advierte contra sus maquinaciones, nos dice que le resistamos, que tomemos la armadura de Dios para que estemos firmes contra el.

No estamos en esta lucha para ganar una guerra, la guerra fue ganada por Jesucristo en la cruz de Calvario, estamos en una lucha para establecer EL REINO, es una lucha entre el reino de Dios y el reino derrotado de Satanás, así como Israel en el libro de Josué le fue dada la tierra de Canaan por herencia, ellos todavía tenían la responsabilidad de echar fuera las naciones que poseían aun la tierra, tenían que ir a enfrentar a los cananeos. De la misma forma en el nuevo pacto es responsabilidad de la Iglesia estar tomando el territorio espiritual para Cristo, evangelizando, abriendo misiones, INTERCEDIENDO, echando fuera los demonios, la escritura dice incluso:

Y les dijo: Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura. El que creyere y fuere bautizado, será salvo; mas el que no creyere, será condenado. Y estas señales seguirán a los que creen: En mi nombre echarán fuera demonios; hablarán nuevas lenguas; tomarán en las manos serpientes, y si bebieren cosa mortífera, no les hará daño; sobre los enfermos pondrán sus manos, y sanarán.
(Mar 16:15-18 RV60)


Es parte de la gran comisión echar fuera demonios, es una señal que seguiría a los creyentes, al ir tomando dominio y al ir estableciendo el Reino en los corazones el enemigo Satanás seria DESPOJADO de aquello que ya había sido legalmente quitado por Jesucristo en la cruz, la razón por la cual luchamos no es para ganarle a Satanás, Satanás esta VENCIDO, sino para TOMAR EL BOTIN y arrebatarle aquello que por potestad nos pertenece en el nombre de Jesús (Efesios 1:19-23)

En resumen, lo que podemos decir en cuanto a la pregunta inicial "¿puede un cristiano estar endemoniado?" Depende de lo que se entiende por ello, un cristiano no puede ser POSEIDO POR DEMONIOS, pero si puede, si le DA LUGAR, o como se dice ahora, abrir la puerta a el diablo y sus demonios. Una persona mediante la carne y el pecado, cede el derecho Satanás y sus demonios para que pueden ganar ventaja sobre él afligiéndolo, influenciándolo, oprimiéndolo o atormentándolo, sin embargo, gracias a Dios el cristiano tiene siempre el recurso de la confesión de pecados y el arrepentimiento, y además puede renunciar a sus obras malas y volver a la presencia de Dios, puede ejercer autoridad sobre los demonios y cancelar su esfera de operación. (Lucas 10:18-19)

No hay que caer en el extremo de negar que Satanás también tiene la capacidad de tentar a los cristianos, pero tampoco caigamos en el extremo de decir que lo malo que hacemos es culpa del diablo, pues el pecado entra por la concupiscencia de la carne Dios nos da respuesta cuando somos tentados por Satanás, usémosla:

Pero él da mayor gracia. Por esto dice: Dios resiste a los soberbios, y da gracia a los humildes. Someteos, pues, a Dios; resistid al diablo, y huirá de vosotros. Acercaos a Dios, y él se acercará a vosotros. Pecadores, limpiad las manos; y vosotros los de doble ánimo, purificad vuestros corazones.
(Santiago 4:6-8 RV60)

Dos extremos en la Guerra Espiritual - Segunda Parte

"El diablo me hizo pecar", por extravagante que pudiera parecer esta frase hay cristianos que estan en este extremo doctrinal, culpan a los demonios de sus pecados y todo lo malo que les sucede, la verdad es que si bien el mal tiene por origen la caida de Satanás y los angeles que le siguieron (estudiar Ezequiel 28 e Isaias 14) tambien hay una responsabilidad humana que vino a causa de la caida de Adán.

Por la caida de Adán el pecado entró en este munto:

Romanos 5:12 Por tanto, como el pecado entró en el mundo por un hombre, y por el pecado la muerte, así la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron.

Y no solo el pecado sino la muerte, con esto se desató sobre este mundo la maldición que traía el pecado consigo y así la creación entró en dolores de parto, hay una maldad en el reino natural que no es causada por satanás, sino que la palabra dice que la creación esta bajo dolores de parto (Romanos 8:22), esto quiere decir que los desastres naturales son producto de esta maldición que se desató sobre el mundo, no podemos culpar a Satanás de cada circunstancia natural que ocurre en el mundo, aunque puede ser que esté detras de algunas de ellas, mucha gente tiene a culpar al diablo por los desastes naturales cuando en realidad son consecuencia misma de la caida de Adán.

No solo esto, el hombre es capaz de hacer mucho mal pues tiene una naturaleza caida, los cristianos una vez en Cristo reciben una nueva naturaleza (II de Corintios 5:17) sin embargo aun estamos en la carne, por eso la palabra dice que debemos mortificarla con sus obras mediante el Espíritu (Romanos 8:13), podemos ver que gran parte de la maldad es producto entonces de la carnalidad humana, tambien tenemos una mente que se ha acostumbrado y ha sido programada en base a esa carnalidad, por eso la escritura nos manda:

Romanos 12:1-2 Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional. 2No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta.

Asi que es nuestra responsabilidad presentarnos ante Dios y meditar la palabra de Dios a fin de renovar nuestro entendimiento y ser transformados.

Jesucristo dijo que la verdadera libertad viene cuando conocemos la palabra de Dios (la verdad) y la obedecemos, (Juan 8:31 -32) de nada sirve una liberación de demonios si la persona no quiere ser libre y no toma el compromiso de renunciar al pecado y renovar el entendimiento con la palabra.

En la siguiente participación trataré con el tema de los endemoniados y responderemos a la pregunta ¿puede un cristiano estar endemoniado?

Dos Extremos en la Guerra Espiritual - Primera parte

Estudiando sobre el tema de la autoridad del creyente y la lucha espiritual, me doy cuenta sobre dos extremos en cuanto a este tema. Por un lado existe la tendencia a minimizar la lucha que sostenemos, he escuchado a algunos decir que todo nuestro problema es la mente o la carne, o que tenemos una lucha solo contra nuestros pensamientos, la maldad solo es una fuerza impersonal absracta contra la cual debemos oponernos, es cuestión de solo renovar nuestro entendimiento, con esta postura sistemáticamente se niega cualquier operación del enemigo diciendo que él está completamente destruido, esta posición es basada en este pasaje:

Así que, por cuanto los hijos participaron de carne y sangre, él también participó de lo mismo, para destruir por medio de la muerte al que tenía el imperio de la muerte, esto es, al diablo,
(Heb 2:14 RV60)


Tal versículo ha sido tomado sin todo el contexto del Nuevo Testamento, pareciera decir que el diablo cesó de existir, no obstante este pasaje debe interpretarse a la luz de toda la palabra. La realidad es que significa que Satanás fue despojado de su autoridad por el Señor Jesucristo.

En Colosenses 2:14-15 la Palabra nos revela que los principados y potestades fueron despojados de esa autoridad y humillados públicamente. Satanás está derrotado, vencido y aun destruido (venido a ser nada segun el griego), pero esto no quiere decir que sea un enemigo ANIQUILADO o que haya cesado de existir.

La biblia nos da muchas advertencias acerca de Satanás, sus demonios y su esfera de operación, si bien Satanás no posee más su antigua autoridad pues Jesús lo despojó de ella, aun es un ser maligno rebelde a la autoridad de Dios. Legalmente el diablo se encuentra vencido, derrotado, destruido, pero por fe debemos ejercer ese derecho que Jesucristo nos ha dado sobre el enemigo para que lo legal se convierta en algo real y vital en nuestra vida, así la la derrota de satanás no será un asunto meramente judicial sino que su derrota sea algo vital para nosotros.

Por otro lado tenemos cristianos que ven demonios en todas partes y hablan de la lucha espiritual o guerra espiritual como si fuera el único tema de la palabra de Dios, se van a extremos no bíblicos al grado de creer que el diablo puede poseer a todos los cristianos.

En siguientes entradas en este blog, expresaré mi sentir sobre estos dos extremos y traeremos en balance bíblico al respecto, la palabra de Dios es lo que nos debe regir y no revelaciones nuevas que supuestos maestros de la fe estén propagando por ahí.

Asafa Powell corre para Dios

Me da gusto de saber de más y más atletas entregados a Jesucristo y dando buen testimonio para el mundo, acá la noticia que leí en el sitio Protestante Digital:


Asafa Powell corre por Dios 100m. en 9´74

MADRID, 13/09/2007 (El Mundo/ACPress.net)

El atleta jamaicano de fe protestante Asafa Powell volvió a demostrar quién es el número uno de los cien metros lisos batiendo el récord del mundo de la prueba, establecido en 9´77´´ por él mismo, y parando el crono en 9´74´´ en la reunión de Rieti en Italia.

El ´fenómeno jamaicano´ de los 100 metros ya tiene 4 de las cinco mejores marcas de todos los tiempos en esta distancia.

Asafa es otro superdotado de la velocidad terminal de ese paraíso de los velocistas que es Jamaica. Es hijo de dos pastores evangélicos, estudiante de medicina que entrena en la Universidad de Tecnología de Kingston, con una altura de 1,91 y 88 kg. de peso.

Este excepcional atleta no sólo compite por ganar medallas sino que como él afirma, corre por Dios y, también, por sus dos hermanos fallecidos, uno de ellos de un disparo en 2002 y el otro a causa de una enfermedad. De él se dice que su mayor virtud es que siempre está feliz.

Cuenta en una entrevista que sus padres le educaron para ser humilde y para vivir una vida cristiana. Dice que gracias a que es cristiano es fácil para él ser un atleta del más alto nivel, ya que gracias a su fe no cae en muchas tentaciones que están en ese ambiente.

No le importa cuán grande llegue a ser su nombre, afirma, porque gracias a Dios seguirá “siendo el mismo Asafa Powell de siempre”.

25 sept. 2007

La Palabra es el fundamento


En el tiempo que pasemos en esta tierra, en algun momento u otro enfrentaremos problemas, no hay tal cosa como una forma de vivir en la tierra totalmente excentos de problemas, aquí abajo habrá aflicciones y tribulaciones, PERO, ahi viene un pero, no quiere decir que debamos afrontarlas de forma pasiva y dejemos que estas vengan sobre nosotros sin que hagamos nada al respecto, la Palabra de Dios dice:

"Por tanto, cualquiera que oye estas palabras Mías y las pone en práctica, será semejante a un hombre sabio que edificó su casa sobre la roca; y cayó la lluvia, vinieron los torrentes, soplaron los vientos y azotaron aquella casa; pero no se cayó, porque había sido fundada sobre la roca. "Todo el que oye estas palabras Mías y no las pone en práctica, será semejante a un hombre insensato que edificó su casa sobre la arena; y cayó la lluvia, vinieron los torrentes, soplaron los vientos y azotaron aquella casa; y cayó, y grande fue su destrucción."
(Mat 7:24-27 NBLH)


Aqui vemos la historia de dos hombres que se enfrentaron con un mismo PROBLEMA, hay que decir que uno de ellos SE PREPARO DE ANTEMANO para para ello, ¿como lo hizo? él edifico su CASA SOBRE LA ROCA, la roca simboliza la PALABRA DE DIOS como fundamento de nuestras vidas. ¿Estas preparado con la palabra de Dios? ¿la meditas a diario, confiesas sus promesas, te propias de ella?. La palabra de Dios es nuestro fundamento.

Nota en este pasaje, que cuando vino la tormenta, los vientos, los ríos, con ello vino la tribulación y la aflicción sobre ellos, pero solo uno sufrió la pérdida, el que construyó su casa sobre la arena. La arena simboliza todas aquellas ideas y pensamientos ajenos a la Palabra de Dios. Aquí Jesucristo nos revela que si podemos hacer algo frente a los problemas de la vida, las aflicciones y las tribulaciones:

"Estas cosas les he hablado para que en Mí tengan paz. En el mundo tienen tribulación; pero confíen, Yo he vencido al mundo."
(Joh 16:33 NBLH)


Muchos les gusta vivir en la la parte del versículo que habla de la tribulación, se sienten como si fueran otro Job, pero no se han sentado a estudiar la biblia ni se han percatado que Job solo sufrió por un espacio de 9 meses y al final Dios lo liberó de sus problemas y aflicciones para sacarlo a la abundancia. Tampoco se han puesto a reflexionar en que ahora estamos bajo un nuevo pacto y bajo la preciosa sangre de Jesucristo la cual nos da acceso a Dios y a su protección divina.

Nosotros si podemos hacer algo al respecto de las situaciones que enfrentamos a diario, podemos PREPARARNOS con la palabra de Dios, podemos fundamentarnos en ella, si lo hacemos conoceremos cual es la voluntad de Dios para cada circunstancia y cuando vengan los embates de la vida NO SERA UN DESASTRE PARA NOSOTROS, sino una oortunidad para demostrar que nuestro Dios nos ha dado victoria en toda area de nuestra vida, no nos dañaran los rios, no se llevaran nuestra casa, ni el viento la dañará, las tribulaciones NO NOS HARAN NADA porque nuestra vida estara plantada firme sobre la roca de la palabra la cual nos sostiene en todo tiempo y situación.

En lugar de llorar por tu situación de angustia, toma la palabra de Dios, meditala, confiesala, hablala a tus circunstancias en oración, DIOS INTERVENDRA A FAVOR DE TI y hallarás libertad, paz y descanso en él, CONFIEMOS EN EL, el nos da la victoria siempre, el es un Dios bueno y no malo.

Quien quiere ser usted, ¿El que esta sobre la arena o El que esta sobre la roca?, creo que tendremos suficiente sensatez para estar sobre la ROCA y la roca es CRISTO, la ROCA es SU PALABRA.

La Biblia es la Máxima Autoridad no la Tradición

Hace 5 años publique este pequeño artículo en un foro como una respuesta al forista católico Karolusin aca la prueba:

Posteriormente, le hice unas ediciones, le puse un tono más evangelístico y lo publiqué en mi pagina, pero después lo quité porque no quería hacer una pagina de apologética sino una que hablara de la identidad del creyente. Pero dado que el artículo ha volado por todo internet y lo han publicado hasta en el sitio de Enlace tbn voy a ponerlo aca para que conste la autoría, tengo un sentimiento extraño al respecto por un lado me da mucho gusto que el artículo hubiera bendecido tanta gente y lo haya regado por Internet, por otro lado se siente extraño cuando lo lees por todos lados y lo usa un monton de gente que ni conoces. En fin he aquí el artículo en cuestión, y de una vez digo que doy permiso de que se siga distribuyendo libremente en internet siempre y cuando citen a su autor ;) :

La Biblia es la máxima autoridad, no la tradición.

Por: Arturo Perales

1. La Biblia es la Máxima Autoridad en Cuestión de FE y Conducta:

Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, 17a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra. 2 Timoteo 3:16-17

El Ejemplo de Jesús Fue enseñar por la escritura, Jesús basó todas sus enseñanzas en la escritura no en tradiciones como las de la iglesia católico romana.

Jesús les dijo: ¿Nunca leísteis en las Escrituras: La piedra que desecharon los edificadores, Ha venido a ser cabeza del ángulo. El Señor ha hecho esto, Y es cosa maravillosa a nuestros ojos? (Mateo 21:42)

Entonces respondiendo Jesús, les dijo: Erráis, ignorando las Escrituras y el poder de Dios. Mateo 22:29

¿Pero cómo entonces se cumplirían las Escrituras, de que es necesario que así se haga? Mateo 26:54

Mas todo esto sucede, para que se cumplan las Escrituras de los profetas. Entonces todos los discípulos, dejándole, huyeron. Mateo 26:56

Entonces respondiendo Jesús, les dijo: ¿No erráis por esto, porque ignoráis las Escrituras, y el poder de Dios? Marcos 12:24

Cada día estaba con vosotros enseñando en el templo, y no me prendisteis; pero es así, para que se cumplan las Escrituras. Marcos 14:49

Y comenzando desde Moisés, y siguiendo por todos los profetas, les declaraba en todas las Escrituras lo que de él decían. Lucas 24:26

Cada día estaba con vosotros enseñando en el templo, y no me prendisteis; pero es así, para que se cumplan las Escrituras. Marcos 14:49

Y comenzando desde Moisés, y siguiendo por todos los profetas, les declaraba en todas las Escrituras lo que de él decían. Lucas 24:26

¿No ardía nuestro corazón en nosotros, mientras nos hablaba en el camino, y cuando nos abría las Escrituras? Lucas 24:32

Entonces les abrió el entendimiento, para que comprendiesen las Escrituras Lucas 24:45
Escudriñad las Escrituras; porque a vosotros os parece que en ellas tenéis la vida eterna; y ellas son las que dan testimonio de mí; Juan 5:39

Por tanto, cuando resucitó de entre los muertos, sus discípulos se acordaron que había dicho esto; y creyeron la Escritura y la palabra que Jesús había dicho. Juan 2:22

El que cree en mí, como dice la Escritura, de su interior correrán ríos de agua viva. Juan 7:37

Porque aún no habían entendido la Escritura, que era necesario que él resucitase de los muertos. Juan 20:9

Se puede ver hasta aquí que Jesús SOLO Usaba las Escrituras para Probar su Enseñanza, otra forma en que Jesús se refirió a la Escritura es como “Moisés y los Profetas”

2. Jesús condena la tradición:

¿Por qué tus discípulos quebrantan la tradición de los ancianos? Porque no se lavan las manos cuando comen pan. 3Respondiendo él, les dijo: ¿Por qué también vosotros quebrantáis el mandamiento de Dios por vuestra tradición? 4Porque Dios mandó diciendo: Honra a tu padre y a tu madre; y: El que maldiga al padre o a la madre, muera irremisiblemente. 5Pero vosotros decís: Cualquiera que diga a su padre o a su madre: Es mi ofrenda a Dios todo aquello con que pudiera ayudarte, 6ya no ha de honrar a su padre o a su madre. Así habéis invalidado el mandamiento de Dios por vuestra tradición. 7Hipócritas, bien profetizó de vosotros Isaías, cuando dijo: 8 Este pueblo de labios me honra; Mas su corazón está lejos de mí. 9 Pues en vano me honran, Enseñando como doctrinas, mandamientos de hombres. Mateo 15:2-9

Está claro que Jesús condena la Tradición porqué esta invalida la palabra de Dios.
La tradición que la iglesia Católica Romana denomina “tradición de los Apóstoles” no tiene nada de apostólica, pues ni los apóstoles ni los primeros cristianos jamás mandaron guardar algo que no proviniera de la Escritura misma o fuera derivada de ella, las enseñanzas apostólicas del primer siglo estaban basadas en la escritura:

3. Felipe Anuncia el Evangelio POR LAS ESCRITURAS:

Y el Espíritu dijo a Felipe: Acércate y júntate a ese carro. 30Acudiendo Felipe, le oyó que leía al profeta Isaías, y dijo: Pero ¿entiendes lo que lees? 31El dijo: ¿Y cómo podré, si alguno no me enseñare? Y rogó a Felipe que subiese y se sentara con él. El pasaje de la Escritura que leía era este:
Como oveja a la muerte fue llevado; Y como cordero mudo delante del que lo trasquila, Así no abrió su boca. 33 En su humillación no se le hizo justicia; Mas su generación, ¿quién la contará? Porque fue quitada de la tierra su vida. 34Respondiendo el eunuco, dijo a Felipe: Te ruego que me digas: ¿de quién dice el profeta esto; de sí mismo, o de algún otro? 35Entonces Felipe, abriendo su boca, y comenzando desde esta escritura, le anunció el evangelio de Jesús. Hechos 8:29-35

4. Pablo enseño por la Escritura:

Porque ¿qué dice la Escritura? Creyó Abraham a Dios, y le fue contado por justicia Rom. 4:3
Porque la Escritura dice a Faraón: Para esto mismo te he levantado, para mostrar en ti mi poder, y para que mi nombre sea anunciado por toda la tierra. Romanos 9:17

Pues la Escritura dice: Todo aquel que en él creyere, no será avergonzado Romanos 10:11

No ha desechado Dios a su pueblo, al cual desde antes conoció. ¿O no sabéis qué dice de Elías la Escritura, cómo invoca a Dios contra Israel, diciendo: 3Señor, a tus profetas han dado muerte, y tus altares han derribado; y sólo yo he quedado, y procuran matarme? Romanos 11:2-3

Y la Escritura, previendo que Dios había de justificar por la fe a los gentiles, dio de antemano la buena nueva a Abraham, diciendo: En ti serán benditas todas las naciones.

Y hay más ejemplos de lo anterior:

Y Pablo, como acostumbraba, fue a ellos, y por tres días de reposo discutió con ellos, 3declarando y exponiendo por medio de las Escrituras, que era necesario que el Cristo padeciese, y resucitase de los muertos; y que Jesús, a quien yo os anuncio, decía él, es el Cristo. Hechos 17:2-3

PABLO SOLO DECLARO POR MEDIO DE LAS ESCRITURAS. ¿Sorprendidos? ¡es Palabra de Dios!, la Biblia apoya 100 % está es la máxima autoridad en cuanto a fe y conducta del creyente, aunque la Iglesia Católica Romana NO LO QUIERA RECONOCER. Pablo dijo lo siguiente:

Hermanos, sed imitadores de mí, y mirad a los que así se conducen según el ejemplo que tenéis en nosotros. Filipenses 3:17

Yo voy a Imitar a Pablo.

Y vosotros vinisteis a ser imitadores de nosotros y del Señor, recibiendo la palabra en medio de gran tribulación, con gozo del Espíritu Santo. 1 Tesalonicenses 1:6

Sed imitadores de mí, así como yo de Cristo. 1 Corintios 11:1

Yo voy a imitar a Cristo y a Pablo, sobre todo a Cristo. Ellos solo basaron su FE EN LAS ESCRITURAS, no en burdas religiosidades de la tradición como hacen hoy en día los Católicos Romanos.

El Apóstol Pablo Hacía esta Pregunta en cuanto a materia de Fe y Conducta:
Mas ¿qué dice la Escritura? Galatas 4:29.

¿No debemos preguntarnos lo mismo nosotros? ¿Que DICE LA BIBLIA al respecto de la veneración de imágenes, de las apariciones guadalupanas, de las jerarquías, el papismo, el monastiscismo, el ascetismo, los rezos, el rosario, la supuesta sucesión apostólica, el purgatorio, las reliquias y el sacerdocio clerical Etc Etc. Etc.?

La cosa está en hacer las cosas CONFORME a la Escritura es decir la BIBLIA no conforme a lo que el magisterio romano imponga, ni lo que diga el Papa romano ni lo que diga la tradición romanista.

5. ¿Que hicieron los primeros creyentes en cuanto a la Escritura (la Biblia)?:

Y éstos eran más nobles que los que estaban en Tesalónica, pues recibieron la palabra con toda solicitud, escudriñando cada día las Escrituras para ver si estas cosas eran así. Hechos 17:11
Esta es la verdad de la Palabra, los católicos se empecinan en seguir al Papa y a su tradición, violando así la escritura. Ellos dicen que solo puedes ser salvo en la iglesia católica romana. Una mentira de satanás. SOLO SE PUEDE SER SALVO A TRAVES DE JESÚS, eso es lo que la Escritura DICE. Jesús es la Salvación, no la institución Católica.

Llegó entonces a Efeso un judío llamado Apolos, natural de Alejandría, varón elocuente, poderoso en las Escrituras. 25Este había sido instruido en el camino del Señor; y siendo de espíritu fervoroso, hablaba y enseñaba diligentemente lo concerniente al Señor, aunque solamente conocía el bautismo de Juan. 26Y comenzó a hablar con denuedo en la sinagoga; pero cuando le oyeron Priscila y Aquila, le tomaron aparte y le expusieron más exactamente el camino de Dios. 27Y queriendo él pasar a Acaya, los hermanos le animaron, y escribieron a los discípulos que le recibiesen; y llegado él allá, fue de gran provecho a los que por la gracia habían creído; 28porque con gran vehemencia refutaba públicamente a los judíos, demostrando por las Escrituras que Jesús era el Cristo. Hechos 18:24-28

Hasta este apóstol Apolos, ¡SOLO PREDICO MEDIANTE LA ESCRITURA!
Porque las cosas que se escribieron antes, para nuestra enseñanza se escribieron, a fin de que por la paciencia y la consolación de las Escrituras, tengamos esperanza. Romanos 15:4
Solo las escrituras dan consuelo y solo al Escudriñar la Palabra (las Escrituras) podemos hallar la verdad de CRISTO el Salvador.

6. El Evangelio se predica CONFORME A LAS ESCRITURAS, no a la tradición católica.

Porque primeramente os he enseñado lo que asimismo recibí: Que Cristo murió por nuestros pecados, conforme a las Escrituras; 4y que fue sepultado, y que resucitó al tercer día, conforme a las Escrituras; 1 Corintios 15:3-4

La Biblia es tan enfatica en el uso de las escrituras que solo menciona que las escrituras pueden torcerse más nunca menciona que la “tradición” se pueda torcer. Simplemente porque la tradición no es la base de nuestra fe ni de nuestra conducta.

¡SOLO LA ESCRITURA!:

Casi en todas sus epístolas, hablando en ellas de estas cosas; entre las cuales hay algunas difíciles de entender, las cuales los indoctos e inconstantes tuercen, como también las otras Escrituras, para su propia perdición 2 Pedro 3:16

La iglesia católica romana tuerce las escrituras, ¿cómo? Mediante la interpretación privada de su magisterio y mediante su religiosa tradición.
Más claro que el agua no puede ser, solo LA BIBLIA es la autoridad MÁXIMA y solo por ella podemos conocer de Jesucristo. LA BIBLIA ES LA PALABRA DE DIOS, nada más ni nada menos.
La Verdad del evangelio es esta: Jesucristo murio por ti y por tus pecados en la cruz, el ya pago un precio muy grande por ti derramando su sangre y tiene un llamado especial para tu vida. La palabra dice:

Mas ¿qué dice? Cercana está la palabra, en tu boca y en tu corazón. Esta es la palabra de fe, la cual predicamos: Que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo. Porque con el corazón se cree para justicia; mas con la boca se hace confesión para salvación. Romanos 10:8.10

Porque todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo. Romanos 10:13

Solamente se requiere Invocar a Jesús con fe y recibirle en tu corazón como tu Señor y salvador, haciendo una declaración en voz alta de esto. Un corazón sincero lleno de fe que haga una simple oración invocando a Jesús como Señor y Salvador recibirá perdón de pecados Y VIDA ETERNA. Así de sencillo es. Si quieres puedes orar en voz alta diciendo:

Querido Dios, te doy gracias por enviar a Jesús por mi, yo reconozco que soy pecador y que necesito un salvador, por eso invoco el precioso nombre de tu Hijo Jesús. Jesús ven a mi corazón, perdona mis pecados y dame vida eterna, yo creo que moriste por mi en la cruz y resucitaste y ahora te recibo como mi Señor y Salvador, lávame con esa sangre preciosa y límpiame de toda maldad Amen.

Si hiciste esa oración con fe y sinceridad ahora has recibido vida eterna y has entrado a la famlia de Dios.

Bendiciones

Mi Próxima Biblia - La Biblia de Estudio Esquematizada

En Noticia Cristiana Vi que las SBU sacaron una biblia de estudio que parece muy interesante y está basada en la versión Reina Valera 1960.

http://www.noticiacristiana.com/news/newDetails.php?idnew=83417

Sociedades Bíblicas Unidas concluyen novedosa Biblia de estudio
Martes 25 de Septiembre de 2007
Estados Unidos
(NoticiaCristiana.com) Las Sociedades Bíblicas Unidas terminaron la edición de una Biblia de estudio esquematizada de la versión Reina-Valera 1960 que por primera vez incluye bosquejos del contenido de cada libro o grupo de libros y un bosquejo al comienzo de cada perícopa o unidad temática, resaltando los aspectos clave del relato bíblico.
“La Biblia de estudio esquematizada Reina-Valera 1960 ha sido un proyecto muy esperado por los estudiantes, pastores, líderes y maestros de Biblia que tienen a la Reina-Valera 1960 como su versión preferida”, dijo Loida Ortiz, directora de Publicaciones de la entidad.
Entre otras muchas ayudas para facilitar la preparación de sermones y estudios bíblicos, la nueva Biblia cuenta con más de 14.000 notas aclaratorias a pie de página, así como tablas temáticas e introducciones a cada libro y a grupos de libros con un resumen de sus tópicos principales.
“Esta primera Biblia de estudio con bosquejos por perícopas –informó Loida Ortiz– ofrece además referencias cruzadas en muchas de sus notas, las cuales remiten al lector a otra nota o a pasajes bíblicos que abordan un tema semejante. Casi la totalidad de las notas son explicativas, es decir, aclaran palabras o ideas, pero las hay también de tipo textuales, que se refieren a problemas con ciertas palabras o grupos de palabras, y notas que presentan otras alternativas de traducción aceptadas entre los biblistas.”
La Biblia de estudio esquematizada Reina-Valera 1960 incluye además una concordancia de 94 páginas, un diccionario y otros textos auxiliares que facilitan la comprensión y permiten una mayor profundización en el contenido del mensaje bíblico.
El volumen también contiene mapas de la geografía y los lugares bíblicos más sobresalientes, cuadros temáticos que reúnen información acerca de un tópico específico y tablas cronológicas que ubican dentro de la historia universal los principales acontecimientos narrados en la Biblia.
“Es una bendición para la comunidad cristiana contar con una excepcional Biblia de estudio como esta que hoy estamos presentando, cuyo texto bíblico es precisamente la versión Reina-Valera 1960, considerada por muchos como la Reina de las reinas”, apuntó Loida Ortiz.
Las Sociedades Bíblicas Unidas son una fraternidad mundial que distribuye millones de Biblias cada año y cuyo propósito es alcanzar a cada persona con la Biblia completa o parte de ella en el idioma que pueda entender y a un precio que pueda pagar.

24 sept. 2007

20 Pruebas (sobre la sanidad divina para el día de hoy):

Tomado del libro “Jesucristo el Sanador” por T.L. Osborn ed. Clie/CLC. Cap. 8 pag. 142.

La merced de la sanidad divina se halla revelada en la Palabra de Dios:
1. Por el nombre redentor del Pacto, Jehová-Rapha. Traducido: “yo soy Jehová tu Sanador” (Éxodo 15 26).

2. Por los símbolos de la expiación del Antiguo Testamento dados en conexión con la sanidad del cuerpo que Cristo así mismo y a su expiación.3. Por las actividades sanadoras de Dios en todo el Antiguo Testamento.

4. Por la expiación de Cristo la cual fue a favor de todos los que viven sobre la tierra mientras él esté en el cielo, porque está escrito “El mismo tomó nuestras enfermedades y llevó nuestras dolencias” (Mateo 8:17).

5. por el ministerio sanador de Cristo, durante ese tiempo. El sanaba a “todos los oprimidos por el diablo” (Hechos 10:38); mientras El estaba haciendo y revelando la verdad inmutable de Dios (He 10:9; Jn 5:30, 6:38).

6. Por el hecho de la compasión invariable de Cristo, la cual en todas las ocasiones le movía a sanar a todos los que venían a EL por la sanidad.

7. por la promesa de Cristo de continuar y aumentar sus obras de misericordia por medio de nuestras oraciones mientras El es glorificado a la diestra de Dios (Juan 14:12-14).

8. Por la gran comisión de Cristo a la iglesia, que nos manda a predicar todo el evangelio, lo cual incluye la sanidad, en todo el mundo, a todas las naciones, a toda criatura, con todo poder, durante todos los días, hasta el fin del mundo. Esta comisión contiene la promesa de Cristo, “Sobre los enfermos pondrán sus manos y sanarán (Marcos 16:18).

9. por le mandamiento Bíblico a cualquier enfermo en la Iglesia, durante la edad de la Iglesia a ser ungido por la sanidad. (Santiago 5:14).

10. Por el hecho que Cristo “puso” o estableció en la Iglesia, después que el fue glorificado; los dones de sanidad, de fe y de milagros (I de Corintios 12:9-10).


11. Por el propósito por el cual la Biblia dice que Cristo fue manifestado, es decir “para destruir las obras de Satanás” (I de Juan 3:8); algunas de sus “obras” fueron afligir sobre los cuerpos humanos toda clase de enfermedad y dolencia (Job 2:7; Lc. 13:16; hch. 10:38).



12. Por el hecho que cada creyente puede ser “enteramente preparado para toda buena obra” (2 de Ti 3:17). Pablo oraba que los creyentes fuesen hechos “aptos en toda buena obra” (Hebreos 13:21) El instruía a Tito que debía “Afirmar constantemente” que los creyentes debían “aprender a gobernarse en buenas obras”. Afirmaba que el solo propósito de la obra de Cristo era para que el tuviera “un pueblo propio, celoso de buenas obras” (Tito 2:14). El exhortaba a los creyentes a “Crecer en la obra del Señor siempre” (I de Corintios 15:58). Y una de las últimas y más grandes promesas del Señor fue hecha “Al que hubiera vencido y hubiera guardado mis obras hasta el fin” (Ap. 2:26). Estos andamientos no los pueden obedecer, ni tampoco pueden gozar de estos privilegios los innumerables millares de enfermos y afligidos si no han sido sanados primeramente por el poder divino.13. Por el hecho que en el calvario Cristo nos redimió de la maldición de la Ley que incluía toda enfermedad conocida por la raza humana, (Gálatas 3:13; Deut. 28).

14. Por las palabras “salvación” y “salvado”, que significan ser hecho sano; las dos palabras siendo a veces aplicadas al cuerpo, y otras veces al alma.15. Por el hecho que estamos viviendo en la edad del obrador de milagros, la dispensación del Espíritu Santo, durante la cual Dios ha dado el Espíritu para que sean hechos milagros: “Aquel pues que os suministraba el espíritu y hace maravillas (milagros) entre vosotros (Gálatas 3:5). 16. Por las muchas promesas de Dios por todas las escrituras tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento.

17. Por el cumplimiento, en todo el libro de los Hechos de los Apóstoles, de las promesas de Cristo de perpetuar sus obras desde la diestra de Dios mientras El esté en el cielo.

18. Por los hombres y movimientos grandes de la edad de la Iglesia.

19. Por el hecho de que Jesucristo “es el mismo ayer hoy y por los siglos” (Heb 13:8), y que El siempre “sanaba a todos”, “sanaba a cada uno de ellos”, “y cuando le tocaron cada uno de ellos quedaron sanos”.

20. Por el hecho que miles y miles de personas sufriendo toda clase de enfermedad y dolencia, e imperfección física han sido sanadas por la gracia del Señor en nuestras campañas.



¿Por qué no reciben algunos la sanidad?Puesto que es tan claramente revelado por todas las escrituras que el padre celestial desea nuestra sanidad, ¿Por qué en nuestros días hay algunos que buscan la sanidad y no la reciben? Esta pregunta está en la mente de muchos investigadores sinceros. Hay varias respuestas a esta pregunta, las cuales mencionaremos brevemente.

1.- Ignorancia en cuanto al poder sanador del Evangelio. Tenemos que conocer la promesa de Dios antes de tratar de ejercitar fe por el cumplimiento de la promesa.2.- La incredulidad de los que nos rodean a veces impide en algunos casos (marcos 6:5-6).

3.- El quebrantamiento de las leyes naturales.

4.- Incredulidad de parte del anciano o del ministro que ora por los enfermos (Stg 5:15-17).

5.- La Aflicción a veces es la obra de un espíritu maligno que tiene que ser echado fuera (Mateo 9:32-33; Marcos 9:25-27).

6.- Algunos miran hacia la iniquidad en su corazón (Salmo 66:18; Proverbios 28:13).

7.- En este período de Laodicea de la Iglesia, la tibieza es uno de los grandes impedimentos de la sanidad. (Ap. 3:15-16).

8.- un espíritu no perdonador. (Marcos 6:15).

9.- Males por arreglar (San Mateo 5:23-24).

10. Algunos no tienen ningún propósito fijo ni diligencia en buscar a Dios por la sanidad, en tal caso nunca se manifiesta una fe persistente (San Lucas 18:1-8, hebreos 11:6).11. Muchos procuran limitar a Dios a hacer milagros, y por lo tanto no reciben su sanidad.

12. Algunos se ponen débiles en la fe mirando sus síntomas, o haciendo caso y
continuamente confesando lo que “sienten”. Ro. 4:18-21).

13.- otros no reciben sanidad por cuando no actuan en su FE. (Stg 2:14,17,18,20,22,26).

14 otros, cuando son probados, echan fuera su confianza, no ven que, como en el caso de Abraham, por la prueba de su fe debería ser perfeccionada, no destruida. (Heb 10:35).

15.- Algunos no reciben al Espíritu Santo, el cual ha sido enviado para impartirnos las bendiciones de la redención (Rom 8:11; Gal 3:5).

16 Otros sustituyen su creencia en la doctrina de la Sanidad Divina por la fe personal para ser sanados.

17. Algunos no reciben las promesas escritas de Dios como su palabra directa a ellos (Salmo 105:6-9; Jer 1:12; 2 de Co. 1:20).

18. Algunos no creerán que su oración por la sanidad ha sido oida hasta que hayan experimentado y visto la respuesta (Marcos 11:24; 1 Juan 5:14-15).

19 Muchos impiden a Dios, basando su fe sobre su mejoría después de la oración, mas bien que sobre Sus promesas.

20.- la parte de la sanidad del Evangelio es impedida y muchas veces hechas sin ningun efecto por las “tradiciones de los hombres” (Mr. 7:13).

Patrocinadores - Dad y se os Dará

Si esta página te ha sido de bendición, no olvides visitar las paginas de nuestros patrocinadores en los banners comerciales.
Si un enlace no te ha sido de edificación reportalo a:
morandoenlasalturasblog@gmail.com

Sobre Derechos de Autor

Nube de Temas

666 (13) 911 (1) A.L. Gill (6) Aclaraciones (13) Aclaraciones. (1) Adoración (1) Adrian Rogers (1) Alabanza y Adoración (24) Alegría (1) Alimentación (1) Alimentos (1) Amarillismo (1) Amor (2) Anakim (1) Analogía (1) Andar en el Espíritu (1) Ángeles (2) Angelología (1) Aniversario (1) Antichrist (8) Anticristo (2) Antiguo Blog (1) Apocalipsis (17) Apologética (59) Apostasía (18) Apuntes de sermones (2) Armando Alducin (2) Arrebatamiento (1) Artículos (16) Asafa Powell (2) Asambleas de Dios (1) Asesinos seriales (1) Audio (2) Authors (1) Autoridad del Creyente (8) Avivamiento (23) Belleza (1) Bendición (3) Benny Hinn (3) Biblia (38) Bienvenidos (1) Billy Graham (1) Biografías (1) Blog (1) Blog Day (2) Blog de la Fe (2) Blogs (16) Blogueo de Interes (26) Brujería (1) Buenas Nuevas (11) Bush (1) Cadenas (1) Calentamiento Global (1) Calvinismo (4) Calvino (2) Campaña (1) Cancer (1) Cash Luna (1) Casting Crowns (1) Catolicismo (3) Cayado del Pastor (1) Charlatanes (1) Charles Finney (2) Chick Publications (1) China (3) Chisme (2) Chocolate (1) Chuck Smith (1) Chuy Olivares (1) Ciberpastor (2) Ciclon (1) Ciencia (7) Cine (1) Citas (1) Colombia (1) Compartidos (1) Comunidades (1) Conferencias (1) Confesión (7) Congreso (3) Conquistando Fronteras (1) Contiendas (2) controversia (3) Creación (1) Crisis (2) Cristianismo Básico (4) Cristología (1) Crítica (1) Cuaresma (1) Cuba (2) D (1) Dante Gebel (1) Danza (1) Dar (1) David Diamond (1) David Wilkerson (2) de Hombre a Hombre (1) debate (6) declarar (2) Decretar (1) Delirious (1) Demonios (5) Demonología (3) Denominaciones (1) Denuncia (1) Deporte (4) Desafío (1) Desastre (4) Devocionales Cristianos (36) Diezmo (1) Difamación (3) Dinero (1) Dios (21) Disciplina (2) Discipulado (1) Discriminación (1) discusión (2) Doctrina (13) Documentales (7) Dones del Espíritu (11) e-Sword (2) E.W. Kenyon (6) Eclesiología (3) Economía (1) Ecumenismo (1) Ejercicio (1) El Anticristo (11) El Caribe (1) El Infierno (3) El Reino de Dios (11) El Santo (1) Elecciones (1) Emails (1) En Cristo (2) Enfermedad (1) ENGLISH (3) Escatología (5) Escritores (1) Espectaculos (1) espíritu de fe (2) Espíritu Santo (14) Estados Unidos (1) Estudio Bíblico (118) Evangélicos (3) Evangelio (31) Evangelio de Juan (6) Evangelismo (18) Exégesis (10) Explosión Juvenil (1) Facebook (7) Falsas Doctrinas (4) Falsos Maestros (3) Familia (1) Fantasmas (1) Farándula (1) Fariseismo (3) Favor de Dios (1) FE (28) Feliz Navidad (1) Fenómeno OVNI (1) Filosofía (2) Fin del Mundo (3) Final Quest (1) Finanzas (1) Fisicoconstructivismo (1) Fitness (1) Fraude (1) Fuego Extraño (2) Fuerza (1) Fundamentalismo (3) George Bush (2) Gigantes (1) Gloria Copeland (1) Glosolalia (1) GodTube (1) Google (1) Google Earth (1) Gozo (1) Gracia (5) GTA 4 (2) Guerra Espiritual (13) Guillermo Maldonado (2) Gustav (5) Hablar en Lenguas (1) Halloween (1) herejías (2) hermenéutica (2) Hillsong (1) Himnario (1) Himnos (1) Historia (1) Historia de la Iglesia (13) Homilética (1) Huracan (5) Identidad (3) Iglesias Evangélicas (1) Ingrid Rosario (1) Inspiración (1) Instituto Bíblico (3) Intercesión (1) Inverosimil (2) Investigaciones (2) Islam (1) Jesucristo (38) Joel Osteen (1) John G. Lake (1) John Macarthur (3) John Maxwell (1) John Piper (2) John Wesley (2) Jonathan Edwards (1) Joyce Meyer (3) Juan Carlos Alvarado (1) Juan Vereecken (1) Juegos (1) Juegos Olímpicos 2008 (7) Justificación (1) Kathryn Kuhlman (1) Katrina (5) Kenneth Copeland (3) Kenneth E. Hagin (6) La Bestia (1) La Gloria de Dios (1) La Palabra de Dios (3) La Trinidad (8) La Verdad (2) Leadership (1) Lee Strobel (1) Legalismo (4) Letras (1) Leyendas Urbanas (2) Liberación (2) Libertad (2) Libertinaje (1) Libre Albedrío (2) Libros Cristianos (26) Liderazgo (4) Link (1) Links (1) Lo Inverosimil (16) Lo que Creemos (1) Los Cinco ministerios (1) Lyrics (22) Maravillas (2) Marco Barrientos (4) Marcos Vidal (1) Marcos Witt (3) Martin Lutero (1) Matemáticas (1) Matrimonio (1) Matt Redman (1) McCain (1) MercyMe (1) Meteorología (1) Michoacan (1) Milagros (17) Ministerio de Cristo (1) Ministero (1) Misiones (1) Morando en las Alturas (1) Morelia (1) Motocicletas (1) Movimiento Apostólico (1) Mp3 (3) Mundanalidad (3) Mundanos (2) Murmuración (6) Música Cristiana (29) Música Secular (1) Myles Munroe (9) Nefilim (1) Neil Anderson (1) Neo-Calvinismo (1) Nephillim (1) New Orleans (3) No al halloween (1) Noticias (11) Noticias Cristianas (33) Noticias del mundo (18) Novelas (1) Nueva Creación (3) Nueva Era (1) Obama (5) Obituario (1) Ocultismo (1) Ofrenda (1) Olimpiadas (6) Oops (1) Opinión (16) Oración (13) Osama Bin Laden (1) Páginas Recomendadas (26) Palabra de Fe (19) Palabra de Vida (6) Parodia (1) Pastores (1) paternidad espiritual (1) Paul Washer (2) PDV (1) Películas (5) Pentecostales del nombre de Jesus (2) Pentecostalismo (11) Percance (1) Perdón (1) Persecución (4) Pneumatología (1) Poder de Dios (4) Política (1) Pop (1) Pornografía (1) Praise and Worship (1) Predestinación (1) Predicaciones (31) Predicadores (32) Predicas (17) presentacion (2) Presidente (1) Prodigios (2) Profecía (21) Profetas (2) Promesas (2) Prosperidad (9) Radio Cristiana (2) Ralph Mahoney (3) Rapto (3) Recomendaciones (1) Redes sociales (1) Reflexión (26) Reforma (2) Regreso de Jesucristo (13) Reina Valera (1) Reinhard Bonnke (1) Reino de Dios (2) Relatos Extraños (1) Relax (10) Religión (2) Religiosidad Legalista (9) Remedios (1) Renovación de la Mente (9) Restauración (4) Resultados (1) Resurrecciones (1) Revival (4) Rick Joyner (1) Rick Warren (1) Rock (6) Rojo (1) Romanismo (3) Salvación (14) Sanación (4) sanidad (5) Sanidades (14) Santidad (4) Satanismo (6) Sectas (8) Sectas "Solo Jesús" (1) Sectas Solo Jesús (2) Señales (3) Sermones (11) Servicio Dominical (1) Shared (1) Skydrive (1) Smith Wigglesworth (1) Soberanía de Dios (1) soberanismo (1) Strange Fire (2) Suicidio (1) T.L. Osborn (6) Tae Kwon Do (1) tecnología (1) Televisa (2) Televisión (3) Televisión Cristiana (5) Teología (48) Teorías de Conspiración (2) Terrorismo (1) Terroristas (1) Testimonios (10) Third Day (2) Tiempo del Fin (2) Tim LaHaye (1) Torrent (1) Twitter (1) Unción (4) Unicitarismo (1) Versículo (1) Versiones Bíblicas (1) Victor Richards (1) Vida Cristiana (2) Vida Eterna (1) Video (8) Videogames (2) Videojuegos (2) Videos (89) Videos de Milagros (6) Vimeo (4) Vino Nuevo (2) Violencia (2) Visiones (2) VIVA MEXICO (1) Watchman Nee (5) Wayne Grudem (1) William Seymour (1) WTC (1) www.pdvtv.org (1) Yiye Avila (5) YouTube (88)