Suscribete

2/8/2008

Hambre Espiritual - John G. Lake

Esto lo encontré en el sitio de "Atalayas en Acción", John G. Lake es uno de los pioneros del pentecostalismo en Africa.

Hambre Espiritual

Por John G. Lake
Traducido del libro "John G. Lake: his life, his sermons"


Esta noche mi texto es: “Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos serán saciados” (Mateo 5:6).

El hambre es una cosa buena y poderosa. Es el persuasor más grande que conozco. Es un maravilloso motivador. Las naciones han aprendido que uno puede hacer casi cualquier cosa con un populacho hasta que sienten hambre. Pero cuando tienen hambre, ten cuidado. Hay un cierto espíritu de desesperación que acompaña al hambre.

Quisiera que todos lo tuviéramos espiritualmente.

Dios quiera que estuviésemos desesperadamente hambrientos por Dios. ¿No sería glorioso? Alguien sería saciado antes de que termine esta reunión. Sería algo extraño si todos estuviésemos desesperadamente hambrientos por Dios, y solamente uno o dos fuesen llenados en un culto.

“Bienaventurados los que tienen hambre.”

La justicia es simplemente lo recto de Dios. Lo recto de Dios en tu espíritu, lo recto de Dios en tu alma, lo recto de Dios en tu cuerpo, lo recto de Dios en tus asuntos, en tu hogar, en tus negocios, en todas partes. Dios es un Dios completo. Su poder opera desde todo lado. Los artistas pintan un halo alrededor de la cabeza de Jesús para mostrar que hay una irradiación de gloria desde su persona. Podrían también ponerla alrededor de sus pies o cualquier otra parte de su persona. es la gloria radiante del Dios que habita dentro, irradiándose hacia fuera a través de la personalidad. No hay nada más maravilloso que la habitación de Dios en la vida humana. La maravilla más suprema que Dios realizó fue cuando tomó posesión de aquellos que están hambrientos.

“Bienaventurados los que tienen hambre.”

Les garantizo que después de la crucifixión de Jesús había 120 personas poderosamente hambrientas en Jerusalén.

No creo que si no hubiesen estado poderosamente hambrientos habrían sido llenados tan gloriosamente. Fue debido a que tenían hambre que fueron llenos.
A veces estamos inclinados a pensar de Dios como algo mecánico; como si Dios estableciese una fecha para que ocurra este evento o aquél otro. Pero mi opinión es que una de las obras del Espíritu Santo es la de preparador. El viene y prepara el corazón de los hombres de antemano poniendo un hambre extraño para ese evento que ha sido prometido por Dios, hasta que ocurre.

Cuanto más estudio la historia y la profecía, tanto más estoy convencido de que cuando Jesucristo nació en el mundo, nació en respuesta a un tremendo clamor del corazón de parte del mundo. El mundo necesitaba a Dios desesperadamente. Ellos querían tremendamente una manifestación de Dios, y Jesucristo vino como el Libertador y el Salvador en respuesta al clamor de sus almas.

Daniel dice que él estaba convencido por el estudio de los libros de profecía, especialmente el de Jeremías, que había llegado el tiempo en que ellos debían ser libertados de su cautividad en Babilonia. Los setenta años se habían cumplido, pero no había liberación.

Así que, diligentemente afirmó su rostro para orar para que eso ocurriera. (Daniel 9).

Aquí está lo que quiero que Uds. capten. Si eso iba a suceder mecánicamente en cierta fecha, no habría habido ninguna necesidad de que Daniel tuviese ese hambre intensa en su alma, tanto que ayunó y oró en cilicio y cenizas para que pudiese venir la liberación.

No señor, los propósitos de Dios suceden cuando tu corazón y el mío tienen el verdadero clamor de Dios y la verdadera oración de Dios viene a nuestro espíritu, y el verdadero anhelo de Dios se apodera de nuestra naturaleza. Entonces algo va a suceder.

No hay diferencia en cuanto a lo que tu alma pueda estar anhelando o deseando, si eso llega a ser el clamor supremo en tu vida, no la cuestión secundaria, o la tercera, o la cuarta, o la quinta o la décima, sino la cosa PRIMERA, el deseo supremo de tu alma; la cuestión máxima, todas las potencias y energías de tu espíritu, de tu alma, de tu cuerpo se están extendiendo y clamando a Dios por la respuesta, eso va a venir, va a venir, va a venir.

Viví en una familia donde por treinta y dos años nunca estuvieron sin un inválido en la casa. Antes de yo cumplir veinticuatro años, habíamos enterrado a cuatro hermanos y cuatro hermanas, y otros cuatro miembros de la familia estaban muriendo, inválidos sin esperanza y sin ayuda. Establecí mi propio hogar, me casé con una hermosa mujer. Nació nuestro primer hijo. Había pasado sólo un corto período cuando vi que la misma cadena diabólica de enfermedad que había seguido a la familia de mi padre, había entrado a la mía. Mi esposa quedó inválida, mi hijo era un niño enfermizo. De todo eso una cosa se desarrolló en mi naturaleza, un clamor por liberación. No conocía sobre el tema de la sanidad más que un indio, aunque era un evangelista metodista. Pero mi corazón estaba clamando por liberación; mi alma había llegado al lugar donde había vomitado toda dependencia del hombre. Mi padre había gastado una fortuna con la familia, sin ningún resultado, como si no hubiese obstrucción a la serie del infierno.

Y déjame decirte, NO HAY OBSTRUCCION HUMANA porque la cosa está establecida profundamente en la naturaleza del hombre; demasiado profundo como para que cualquier remedio material llegue a ella. Se necesita al Dios Todopoderoso, y al Espíritu Santo, y al Señor Jesucristo para descender a la profundidad de la naturaleza del hombre, y encontrar la verdadera dificultad que está allí y destruirla.

Hermano mío, quiero decirte, esta noche si tú eres un pecador y estás lejos de Dios, y tu corazón están anhelando, y tu espíritu pidiendo, y tu alma clamando por la liberación de Dios, El va a estar a mano para libertar. No tendrás que clamar mucho para ver que las montañas son movidas, y el ángel de la liberación estará allí.

Finalmente llegué a ese lugar donde mi supremo clamor era por liberación. Lágrimas fueron derramadas por tres años antes de que la sanidad de Dios viniese a nosotros. Yo podía oír los gemidos y clamores, los sollozos, y sentir la miseria del alma de nuestra familia. Mi corazón, clamaba, mi alma sollozaba, mi espíritu lloraba lágrimas. Necesitaba ayuda. No conocía lo suficiente para clamar directamente a Dios por ello. ¿No es algo extraño que los hombre no tengan sentido suficiente para tener fe en Dios para todas sus necesidades; no conozcan lo suficiente para clamar directamente a Dios por las dificultades físicas, así como por las espirituales? Pero yo no lo tenía.

Pero, bendito sea Dios, una cosa maduró en mi corazón, un hambre verdadera. Y el hambre del alma del hombre debe ser satisfecha, DEBE ser satisfecha. Es una ley de Dios; esa ley de Dios está en la profundidad del Espíritu. Dios responderá al corazón que clama; Dios responderá al alma que pide. Cristo Jesús viene a nosotros con certeza divina y nos invita a que cuando estemos hambrientos, OREMOS, CREAMOS, tomemos del Señor aquello que nuestra alma anhela, y nuestro corazón pide.

Así que un día el Señor del cielo vino por nuestro camino, y en un ratito la nube de tinieblas, esa medianoche del infierno, esa maldición de muerte fue levantada, y la luz de Dios brilló en nuestra vida y en nuestra casa, exactamente igual a como existía en las vidas de otros hombres y los hogares de otros hombres. Aprendimos la verdad de Jesús y pudimos aplicar el divino poder de Dios. Fuimos sanados por el Señor.

“Bienaventurados los que tiene hambre.”

Hermanos, comiencen a orar para tener hambre.

En este punto, quiero contarles una historia. Yo estaba en un viaje en raquetas para la nieve en Sault Sainte Marie, Michigan donde solían tener de 1,20 a 1,50 metros de nieve. Anduve recorriendo cuarenta y cinco km en mis raquetas para la nieve. Estaba cansado y fatigado. Llegué a casa y hallé que mi esposa se había ido de visita, así que fui a la casa de mi hermana. Y ellos también habían salido. Entré en la casa y comencé a buscar algo para comer. Casi moría de hambre. Y encontré una especie de gran torta que parecía pan de maíz. Todavía estaba bastante caliente y tenía buen gusto, lo comí todo. Pensé que era algo bastante raro, parecía tener grumos. Simplemente no entendía la combinación, y yo no sabía nada de cocina.

Para el tiempo en que la había terminado entraron mi hermana y su esposo. Ella dijo: “Debes estar terriblemente cansado y hambriento.”
Le dije: “Lo estaba, pero encontré una torta de cereal y me la comí toda.”
Ella dijo: “John, no habrás comido eso, ¿no?”
Dije: “¿Qué era, Irene?”
“Eso era una especie de pan para las vacas, molemos todo, hasta las mazorcas.”

¿Ven?, depende del carácter y grado de tu hambre. Las cosas pueden tener buen sabor para un hombre hambriento.

Si quieres conferir una bendición peculiar a los hombres, no estaría en darles un pastel, sino en hacerlos hambrientos, y entonces todo lo que les venga a la mano va a tener un sabor eternamente bueno.

Me gusta contar esta historia porque es la historia de un hombre hambriento. Poco después fui a Sudáfrica y Dios había comenzado a obrar maravillosamente en la ciudad de Johannesburgo, a un carnicero que vivía en los suburbios sus médicos le diagnosticaron que, debido a que había desarrollado un estado tuberculoso no podría vivir más de nueve meses. El quería hacer provisión para que su familia estuviese a cubierto después que él partiese. Así que compró un campo y se puso a trabajarlo para que cuando él muriese su familia tuviese un medio de existencia.

Un día recibió una carta de sus amigos en Johannesburgo contándole de la llegada de lo que ellos llamaban “los hermanos americanos”, y de las cosas maravillosas que estaban ocurriendo. De cómo fulano de tal, un terrible borracho, se había convertido; de su sobrina que había estado inválida en una silla de ruedas por cinco años, había sido sanada por Dios; cómo uno de sus otros parientes había sido bautizado en el Espíritu Santo y estaba hablando en lenguas; otros amigos y vecinos habían sido bautizados y sanados, del poderoso cambio que había venido a la comunidad, y todas las maravillas que una vigorosa obra de Dios produce.

Dan Von Vuuren tomó la carta, se arrastró bajo un endrino africano. Extendió la carta delante de Dios, y comenzó a discutirla con el Señor. Dijo: “ Dios en el cielo, si Tú pudiste venir al Sr. fulano de tal, un borracho, y liberarlo de su pecado y salvar su alma y poner el gozo de Dios en él; si pudiste venir a esta sobrina mía, salvar su alma y sanar su cuerpo y enviarla para ser una bendición en vez de un peso y una carga para sus amigos; si Tú pudiste venir a fulano y mengano, y fueron bautizados en el Espíritu Santo y hablan en lenguas; Señor, si Tú puedes hacer estas cosas en Johannesburgo, puedes hacer algo por mi también.” Y se arrodilló, puso su rostro sobre el suelo, y clamó a Dios para que Dios hiciese algo por él. Y no se olviden, amigos, tengo la convicción de que esa mañana Dan Von Vuuren estaba tan estimulado por la lectura de esa carta que su deseo de ser sanado se hizo más grande que cualquier otra cosa en su realidad. Su corazón se extendió hacia Dios, y bendito sea Dios, esa mañana su oración atravesó el cielo y Dios descendió a su vida. En diez minutos tomó todo el aire que quería; el dolor desapareció, la tuberculosis había desaparecido, era un hombre sano.

Pero eso no fue todo. No sólo recibió una gran sanidad física, sino que Dios literalmente había entrado y tomado posesión de la vida del hombre hasta que él ya no se entendía más a sí mismo. Al contármelo dijo: “Hermano, en mi espíritu nació una nueva oración del cielo. Había orado por la salvación de mi esposa durante dieciocho años, pero nunca pude orar hasta tener la respuesta. Sin embargo, esa mañana oré hasta atravesar. Todo estaba hecho cuando llegué a la casa. Ella se paró y me miró durante dos minutos, hasta que amaneció en su alma que había sido gloriosamente sanado por Dios. Nunca hizo una pregunta en cuanto a cómo ocurrió, sino que cayó sobre sus rodillas, arrojó sus manos hacia el cielo, y dijo: ‘Ora por mí, Dan, por amor de Dios ora por mí. Debo encontrar a Dios hoy,’ y Dios vino a esa alma.”

El tenía once hijos, espléndidos jóvenes. La madre y él comenzaron a orar, y en una semana toda la familia, los trece, habían sido bautizados en el Espíritu Santo. El fue al campo de su hermano, le contó la maravilla de lo que Dios había hecho, oró hasta tener la respuesta y en poco tiempo diecinueve familias fueron bautizadas en el Espíritu Santo.

Dios llenó de tal manera su vida con Su gloria que una mañana Dios le dijo: “Ve a Pretoria. Te voy a enviar a los diferentes miembros del Parlamento.” Le fue permitido entrar en el despacho del Premier Louis Botha. Botha me lo contó más tarde. Dijo: “Lake, yo había conocido a Von Vuuren desde el tiempo en el era un muchacho. Lo había conocido como alguien atolondrado, y juguetón. Pero ese hombre entró a mi oficina y se paró a tres metros de mi escritorio, alcé la vista, y antes de que él comenzase a hablar, comencé a temblar y a sacudirme sobre mi silla. Me arrodillé, tuve que poner mi cabeza debajo del escritorio. Parecía Dios. Hablaba como Dios. Tenía la majestad de Dios.

Era sobrehumanamente maravilloso.” Luego fue a la oficina del Secretario de Estado, luego a la del Secretario del Tesoro. Casi la misma cosa ocurrió en cada caso. Durante dieciocho días Dios lo mantuvo yendo de éste a aquél; abogados, jueces y oficiales de la tierra, hasta que cada alto oficial supo que había un Dios, y un Cristo y un Salvador, y un Bautismo del Espíritu Santo, porque Dan Von Vuuren realmente había tenido hambre de Dios.

“Bienaventurados los que tienen hambre.”

Esta noche estaba sentado aquí antes de que la reunión comenzase leyendo un viejo sermón que prediqué en un club de hombres en Spokane, Washington ocho años atrás, titulado “El Llamado del Alma.” En él observé que contaba la historia del grupo original que vino a la Escuela Parham en 1909, y a quienes en respuesta al clamor de sus almas Dios vino y los bautizó en el Espíritu Santo. El resultado son todas las Iglesias de la Fe Apostólica, Misiones, Asambleas de Dios, y otros movimientos.

Conocía a la esposa del Hermano Parham y a su cuñada, Lillian Thistleweight. Ella fue la mujer que trajo a mi corazón la luz de Dios sobre la verdadera santificación. No eran su predicación o sus palabras. Una noche estaba en el hogar de Fred Bosworth antes de que Fred pensaran en predicar el Evangelio. Escuché a esa mujer hablando del Señor Dios, de Su amor y gracia santificadora, y qué era la verdadera santidad. No eran sus argumentos o lógica, era ella misma, era la santidad divina que venía de su alma. Era el Espíritu viviente de Dios que salía de la vida de la mujer. Yo estaba sentado al fondo de la habitación, tan lejos como podía estar. Estaba satisfecho conmigo mismo, me estaba yendo bien en el mundo, próspero con todo lo que acompaña a una vida exitosa. Pero esa noche mi corazón tuvo tanto hambre que caí sobre mis rodillas, y los que estaban presentes les contarán aún que ellos nunca habían oído a alguien orar como yo oré. Bosworth dijo mucho después: “Lake, hay una instancia en tu vida que siempre recordaré. Fue la noche que oraste en mi casa hasta que nuestras almas se derritieron, hasta que Dios vino y santificó nuestros corazones.” Todos los demonios en el infierno y fuera del infierno no podrían hacerme creer que no hay una verdadera experiencia santificada en Jesucristo; cuando Dios entra y hace tu corazón puro y saca el yo (ego) de tu naturaleza, y te da el triunfo divino sobre el pecado y el yo, ¡bendito sea el Nombre del Señor!
“Bienaventurado los que tienen hambre.”

Amados, oren para tener hambre.

Volviendo a Dan Von Vuuren. Por varios años antes de que yo dejara Africa, él anduvo por la tierra como un fuego ardiente. Dondequiera que él iba los pecadores eran salvados, los enfermos eran sanados, los hombres y mujeres eran bautizados en el Espíritu Santo, hasta que encendió en fuego los distritos remotos con el poder de Dios y todavía continúa.

Aquí hay un punto que quiero traerles. Mientras hablaba con Lillian Thistleweight, observé que la cosa suprema en el alma de esa mujer era la realidad de la santidad. Ella dijo: “Hermano, eso es por lo que oramos, eso es lo que el Bautismo nos trajo.”

Más tarde, el Hermano Parham estaba predicando en Texas. Un hombre de color, llamado Seymour, vino a su reunión. En un hotel en Chicago, él nos relató su experiencia al Hermano Tom y a mí. Quiero que veas el hambre en el alma de ese hombre de color. Dijo que era mozo en un restaurante, y predicaba en una iglesia de gente de color. Conocía a Dios como el Salvador, como el santificador. Conocía el poder de Dios para sanar. Pero a medida que escuchaba a Parham, quedó convencido de una cosa más grande, el Bautismo del Espíritu Santo. Fue a Los Angeles sin recibirlo, pero dijo que estaba determinado a predicar a la gente todo lo que él conocía de Dios. Dijo: “Hermano, antes de encontrarme con Parham, había tal hambre por tener más de Dios en mi corazón que oré cinco horas por día por dos años y medio. Fui a Los Angeles, y cuando llegué allí el hambre no era menos, sino más. Oré: “Dios, ¿qué puedo hacer? Y el Espíritu dijo: Ora más. Pero Señor, estoy orando cinco horas por día ahora. Aumenté mis horas de oración a siete, y oré por un año y medio más. Oré para que Dios me diese lo que predicaba Parham, el verdadero Espíritu Santo y fuego con lenguas y amor, y poder de Dios como tenían los apóstoles.” Hay mejores cosas a tener en la vida espiritual, pero deben ser buscadas con fe y oración. Quiero decirte que el Dios Todopoderoso había puesto tal hambre en el corazón de aquel Negro que cuando el fuego de Dios vino, lo glorificó. No creo que ningún otro hombre en tiempos modernos haya tenido un diluvio de Dios más maravilloso en su vida que el que Dios le dio a ese querido hombre. El Hermano Seymour predicó a mi congregación, a diez mil personas, cuando la gloria y el poder de Dios estaban sobre su espíritu, y los hombres se sacudían y temblaban y clamaban a Dios. Dios estaba en él.

“Bienaventurados los que tienen hambre... porque ellos serán saciados.”

Yo me pregunto, ¿de qué estamos teniendo hambre? ¿Tenemos un verdadero hambre divino, algo que nuestra alma está pidiendo? Si lo tienes, Dios responderá, Dios responderá. Por toda ley del Espíritu que los hombres conocen, la respuesta va a venir. ¡Vendrá! Bendito sea Dios, vendrá. Vendrá en más formas que las que tú jamás soñaste. Dios no está confinado a manifestarse en lenguas e interpretación solamente. Su vida en el hombre es completa.

Cuando era un muchachito, acompañé a mi padre en una visita a la ofician de John A. McCall, el gran hombre de seguros. Fuimos llevados a la oficina de McCall en su ascensor privado. Era la primera vez que estaba en un gran edificio de oficinas, y era llevado en un ascensor, y recuerdo cómo contuve mi aliento hasta que la cosa paró. Luego entramos en su ofician, la oficina más hermosa que hubiese visto alguna vez. Las alfombras eran tan espesas que temía que atravesaría el piso cuando pisase sobre ellas. Su escritorio era una maravilla, caoba pura, y encima de su escritorio, grabado en nácar, estaba su nombre, escrito en cursiva. Era tan magnificente que en mi alma infantil dije: “Voy a tener una oficina exactamente como ésta y un escritorio como ese con mi nombre sobre él cuando sea un hombre.”

No sabía cuánto deseo había en mi naturaleza, y a veces parecía que se desvanecía, hasta que llegué a mis treinta años. Fui invitado a venir a Chicago para unirme a una asociación de hombres que estaban estableciendo una asociación de seguros de vida. Dijeron: “Lake, queremos que dirija esta asociación.” Regateamos sobre el tema por tres semanas hasta que ellos vinieron a mis términos, y finalmente el presidente dijo: “Entre en esta oficina que queremos mostrarle algo. Tenemos una sorpresa para Ud.” Y entré en una oficina que era exactamente el duplicado de la oficina de John A. McCall, y allí en el centro había un escritorio de caoba pura, y en vez del nombre de John A. McCall, estaba John G. Lake, en nácar. Nunca había hablado de ese deseo del alma a ninguna persona en el mundo.

Amigos, hay un algo en el llamado del alma que es creativo. Hace que sucedan las cosas. ¿No saben que cuando el deseo supremo de su corazón sale hacia Dios, que toda la energía espiritual de su naturaleza y los poderes de Dios que vienen a Uds. comienzan a concentrarse y trabajan sobre esa cierta área y forma, y que por el ejercicio inconsciente y creativo de la fe viene a la existencia aquello que su alma llama? Esa es la acción creativa de la fe, Uds. y Dios juntos obrando y evidenciando el poder del deseo creativo.

Recibiréis el deseo de vuestro corazón si venís ante Mí en oración y súplica, porque Yo soy un Dios que respondo a mis hijos. Id adelante en la batalla porque Yo estaré con vosotros y cumpliré el deseo de vuestro corazón. Sí, orad para que podáis tener hambre.

Llamad y Yo responderé, porque Yo soy un Dios que oye. Responderé vuestro llamado. Venid ante Mí; humillaos ante Mis pies, y Yo responderé vuestro llamado.
Sed diligentes delante de Mí, y orad, sí, estad en oración y súplica, porque estáis viviendo en los últimos días, y Mi Espíritu no contenderá siempre con los hombres. Pero vosotros que os humilláis ante Mí conoceréis que Yo seré vuestro Dios, os fortaleceré a diestra y a siniestra, y entenderéis y sabréis que Yo soy vuestro Dios viviente.

1 comentario:

  1. Ja!!! la verdad que me apasiona la vida de este hombre y de tantos otros... cada vez que leo acerca de alguien que Dios uso de tal manera me asombra... queria con mucha ansia escuchar aunque sea un sermon de este hombre y la verdad que quede muy satisfecho.. sin duda veo la gran revelacion de DIOS que habia en el.. gracias a quien lo haya publicado... espero Dios me permita lograr la gran meta... el supremo llamado de Dios en Cristo nuestro Señor y Salvador..

    ResponderEliminar

Patrocinadores - Dad y se os Dará

Si esta página te ha sido de bendición, no olvides visitar las paginas de nuestros patrocinadores en los banners comerciales.
Si un enlace no te ha sido de edificación reportalo a:
morandoenlasalturasblog@gmail.com

Sobre Derechos de Autor

Nube de Temas

666 (13) 911 (1) A.L. Gill (6) Aclaraciones (13) Aclaraciones. (1) Adoración (1) Adrian Rogers (1) Alabanza y Adoración (24) Alegría (1) Amarillismo (1) Amor (2) Anakim (1) Andar en el Espíritu (1) Angelología (1) Aniversario (1) Antichrist (8) Anticristo (2) Antiguo Blog (1) Apocalipsis (17) Apologética (62) Apostasía (22) Apuntes de sermones (2) Armando Alducin (2) Arrebatamiento (1) Artículos (17) Asafa Powell (2) Asambleas de Dios (2) Asesinos seriales (1) Audio (2) Authors (1) Autoridad del Creyente (6) Avivamiento (21) Belleza (1) Bendición (3) Benny Hinn (3) Biblia (39) Bienvenidos (1) Billy Graham (1) Blog (1) Blog Day (2) Blog de la Fe (2) Blogs (18) Blogueo de Interes (23) Buenas Nuevas (11) Bush (1) Cadenas (1) Calentamiento Global (1) Calvinismo (3) Calvino (1) Cash Luna (4) Casting Crowns (1) Cayado del Pastor (1) Charlatanes (1) Charles Finney (2) Chick Publications (1) China (3) Chisme (1) Chuck Smith (1) Chuy Olivares (1) Ciberpastor (2) Ciclon (1) Ciencia (7) Cine (1) Citas (1) Colombia (1) Compartidos (1) Comunidades (1) Conferencias (1) Confesión (4) Congreso (3) Conquistando Fronteras (1) Contiendas (2) controversia (2) Creación (1) Crisis (2) Cristianismo Básico (4) Crítica (1) Cuba (2) D (1) Dante Gebel (1) Danza (1) Dar (1) David Wilkerson (1) de Hombre a Hombre (1) debate (6) Delirious (1) Demonios (3) Demonología (3) Denominaciones (1) Denuncia (1) Deporte (4) Desafío (1) Desastre (4) Devocionales Cristianos (37) Diezmo (1) Difamación (3) Dinero (1) Dios (22) Disciplina (2) Discipulado (1) discusión (2) Doctrina (11) Documentales (6) Dones del Espíritu (7) e-Sword (2) E.W. Kenyon (1) Eclesiología (2) Economía (1) Ejercicio (1) El Anticristo (11) El Caribe (1) El Infierno (3) El Reino de Dios (11) El Santo (1) Elecciones (1) Emails (1) En Cristo (2) ENGLISH (3) Escatología (5) Escritores (1) Espectaculos (1) Espíritu Santo (14) Estados Unidos (1) Estudio Bíblico (116) Evangelio (16) Evangelismo (14) Evangélicos (3) Explosión Juvenil (1) Exégesis (9) Facebook (7) Falsas Doctrinas (5) Falsos Maestros (5) Familia (1) Fantasmas (1) Fariseismo (3) Farándula (1) Favor de Dios (1) FE (25) Feliz Navidad (1) Fenómeno OVNI (1) Filosofía (2) Fin del Mundo (3) Final Quest (1) Finanzas (1) Fisicoconstructivismo (1) Fitness (1) Foros (1) Fraude (1) Fuerza (1) Fundamentalismo (3) George Bush (2) Gigantes (1) Gloria Copeland (1) Glosolalia (1) Google Earth (1) Gozo (1) Gracia (5) GTA 4 (2) Guerra Espiritual (12) Guillermo Maldonado (2) Gustav (5) Hablar en Lenguas (1) Halloween (1) herejías (2) hermenéutica (1) Hillsong (1) Himnario (1) Himnos (1) Historia de la Iglesia (12) Huracan (5) Identidad (2) Iglesias Evangélicas (1) Ingrid Rosario (1) Inspiración (1) Instituto Bíblico (3) Intercesión (1) Inverosimil (2) Investigaciones (4) Islam (1) Jesucristo (36) Joel Osteen (2) John G. Lake (1) John Maxwell (1) John Piper (1) John Wesley (2) Jonathan Edwards (1) Joyce Meyer (3) Juan Carlos Alvarado (1) Juan Vereecken (1) Juegos (2) Juegos Olímpicos 2008 (7) Justificación (2) Katrina (5) Kenneth Copeland (1) Kenneth E. Hagin (2) La Bestia (1) La Envidia (1) La Gloria de Dios (1) La Palabra de Dios (3) La Trinidad (8) La Verdad (2) Leadership (1) Lee Strobel (1) Legalismo (4) Letras (1) Leyendas Urbanas (2) Liberación (1) Libertad (2) Libertinaje (1) Libre Albedrío (2) Libros Cristianos (24) Liderazgo (4) Link (1) Links (1) Lo Inverosimil (16) Lo que Creemos (1) Los Cinco ministerios (1) Lyrics (22) Maravillas (2) Marco Barrientos (4) Marcos Vidal (1) Marcos Witt (3) Martin Lutero (1) Matemáticas (1) Matrimonio (1) Matt Redman (1) McCain (1) MercyMe (1) Meteorología (1) Michoacan (1) Milagros (11) Ministero (1) Misiones (1) Morando en las Alturas (1) Morelia (1) Motocicletas (1) Movimiento Apostólico (5) Mp3 (3) Mundanalidad (3) Mundanos (2) Murmuración (6) Myles Munroe (9) Música Cristiana (29) Música Secular (1) Nefilim (1) Neil Anderson (1) Nephillim (1) New Orleans (3) No al halloween (1) Noticias (12) Noticias Cristianas (33) Noticias del mundo (18) Nueva Creación (3) Nueva Era (1) Obama (5) Obituario (1) Ocultismo (1) Ofrenda (1) Olimpiadas (6) Oops (1) Opinión (18) Oración (13) Osama Bin Laden (1) Palabra de Fe (14) Palabra de Vida (6) Parodia (1) Pastores (1) Paul Washer (2) PDV (1) Películas (5) Pentecostales del nombre de Jesus (1) Pentecostalismo (5) Percance (1) Perdón (1) Persecución (4) Pneumatología (1) Poder de Dios (2) Política (1) Pop (1) Pornografía (1) Praise and Worship (1) Predestinación (1) Predicaciones (33) Predicadores (33) Predicas (18) presentacion (2) Presidente (1) Prodigios (1) Profecía (21) Profetas (2) Promesas (2) Prosperidad (12) Páginas Recomendadas (28) Radio Cristiana (2) Ralph Mahoney (3) Rapto (3) Redes Apostólicas (2) Redes sociales (1) Reflexión (23) Reforma (2) Regreso de Jesucristo (13) Reina Valera (1) Reinhard Bonnke (1) Reino de Dios (1) Relatos Extraños (1) Relax (10) Religiosidad Legalista (9) Religión (2) Remedios (1) Renovación de la Mente (9) Restauración (4) Resultados (1) Resurrecciones (1) Revival (4) Rick Joyner (1) Rick Warren (1) Rock (6) Rojo (1) Salvación (13) Sanación (3) Sanidades (9) Santidad (4) Satanismo (5) Sectas (8) Sectas "Solo Jesús" (1) Sectas Solo Jesús (2) Sermones (12) Servicio Dominical (1) Señales (1) Shared (1) Skydrive (1) Soberanía de Dios (1) Suicidio (1) T.L. Osborn (4) Tae Kwon Do (1) Televisa (1) Televisión (2) Televisión Cristiana (5) Teología (47) Teorías de Conspiración (2) Terrorismo (1) Terroristas (1) Testimonios (9) Third Day (2) Tiempo del Fin (2) Tim LaHaye (1) Torrent (1) Twitter (1) Unción (3) Unicitarismo (1) Versiones Bíblicas (1) Versículo (1) Victor Richards (1) Vida Cristiana (2) Vida Eterna (1) Video (6) Videogames (2) Videojuegos (2) Videos (83) Videos de Milagros (4) Vimeo (4) Vino Nuevo (2) Violencia (2) Visiones (1) VIVA MEXICO (1) Watchman Nee (5) Wayne Grudem (1) WTC (1) www.pdvtv.org (1) Yiye Avila (5) YouTube (89) Ángeles (2)